La Corte Arbitral rechazó descalificar en forma inmediata a River Plate y suspender la final de la Copa Libertadores que se jugará mañana en Madrid

LAUSANA, Suiza.- Boca Juniors presentó el viernes el recurso de apelación al Tribunal de Arbitraje Deportivo (TAS), luego de que la Conmebol desestimara su pedido de ser declarado ganador de la Copa Libertadores por los violentos incidentes en el estadio de River Plate, informaron fuentes del club del futbol argentino.

Sin embargo, la Corte Arbitral rechazó el pedido de Boca y confirmó la final en Madrid

La Corte Arbitral rechazó descalificar en forma inmediata a River Plate y suspender la final de la Copa Libertadores que se jugará mañana en Madrid.

El máximo tribunal deportivo internacional, con sede en la ciudad suiza de Lausana, desestimó “la solicitud urgente de medidas provisionales” presentada el viernes por Boca. No obstante, no se pronunció sobre el fondo del asunto e indicó que evaluará el caso más adelante.

Boca realizó el reclamo a Conmebol tras la suspensión de la revancha del 24 de noviembre y luego apeló al Tribunal de Disciplina del ente rector del fútbol sudamericano, pero ambas solicitudes fueron rechazadas.

“Teníamos 10 días para presentar la apelación ante el TAS, pero lo hicimos el primer día” después del rechazo de Conmebol, confirmó a Reuters una de las fuentes.

Tras la presentación en el TAS, cuyos fallos son inapelables, Boca tendrá un plazo de varias semanas para presentar los fundamentos del reclamo y luego se conformará una audiencia en el tribunal con sede en Suiza para tomar una decisión final, según indicó a Reuters otra fuente del club argentino.

A pesar de la apelación, el equipo se presentará a jugar el domingo en el estadio Santiago Bernabéu la final de la Libertadores contra River y de acuerdo al resultado continuará con la presentación, añadieron ambas fuentes.

El partido de ida en “La Bombonera” finalizó empatado 2-2. El ganador de la revancha se consagrará campeón y clasificará al Mundial de Clubes organizado por la FIFA en Emiratos Árabes Unidos.

 

Esta nota originalmente se publicó en Excélsior

Compartir

Dejar respuesta