El gobierno de Pekín advierte a Canadá que habría consecuencias graves si no libera inmediatamente a Meng Wanzhou, directora financiera global de Huawei Technologies Co Ltd

PEKÍN/OTTAWA.- China advirtió el sábado a Canadá que habría consecuencias graves si no liberaba inmediatamente a la directora financiera global de Huawei Technologies Co Ltd, diciendo que el caso era “extremadamente serio”.

En un comunicado, el Ministerio de Relaciones Exteriores de China indicó que el viceministro de la cartera, Le Yucheng, había emitido la advertenciaal embajador de Canadá en Pekín, instándole a presentar una “fuerte protesta”.

Meng Wanzhou fue arrestada en Canadá el 1 de diciembre y podría ser extraditada a Estados Unidos, que alega que ocultó los vínculos de su empresa con una firma que quiso equipos a Irán pese a las sanciones internacionales.

La ejecutiva es también hija del fundador de Huawei.

La detención fue una grave violación de los derechos legítimos de Meng, declaró Le.

“China insta al lado canadiense a liberar inmediatamente a la persona detenida y a proteger sus derechos legítimos, o de Canadá deberá aceptar la responsabilidad plena de las graves consecuencias que se generen”, indicó el comunicado.

No hubo una respuesta inmediata el sábado de la oficina de la ministra de Relaciones Exteriores de Canadá, Chrystia Freeland.

Consultado sobre posibles represalias, el primer ministro canadiense, Justin Trudeau, dijo a medios el viernes que Canadá tenía una relación muy buena con Pekín.

En el caso de ser extraditada a Estados Unidos, Meng enfrentaría cargos de conspiración para estafar a múltiples instituciones financieras, según los alegatos escuchados el viernes ante un tribunal canadiense, con una sentencia máxima de 30 años por cada cargo.

Después de casi seis horas de discusiones, no se llegó a ninguna conclusión y la audiencia se aplazó hasta el lunes.

El arresto se produjo el mismo día que los presidentes Donald Trump y Xi Jinping firmaron una tregua de 90 días en su guerra arancelaria.

 

Esta nota originalmente se publicó en Excélsior

Compartir

Dejar respuesta