La locura en la capital mexicana se desatará a partir de este jueves en el primero de los dos capítulos de la eliminatoria que arrojará al segundo finalista del torneo Apertura 2018

La locura en la capital mexicana se desatará a partir de este jueves cuando Pumas reciba en el estadio Olímpico Universitario a América, en el primero de los dos capítulos de la eliminatoria que arrojará al segundo finalista del torneo Apertura 2018.

La rivalidad entre ambos, las pasiones que provocan y la diferencia entre las identidades de los dos conjuntos, hacen que la serie se antoje sumamente atractiva y con un pronóstico más que reservado.

A la antesala de la final, la Universidad llega con la inyección anímica de haber dejado en el camino a la plantilla más poderosa de la Liga MX. Y es que los felinos eliminaron a Tigres con autoridad y una exhibición en su cancha que dio una clara muestra de que están para ganarle a cualquiera y deben ser tomados muy en serio por cualquiera que los enfrente, como las Águilas en este caso.

Por su parte, los azulcremas tuvieron dos caras en los cuartos de final contra Toluca. Por grandes lapsos, fueron una escuadra propositiva y contundente; sin embargo, su otro rostro fue el de un cuadro conservador y con una importante carencia de manejo de partido.

A su favor, los emplumados tienen el hecho de registrar seis visitas consecutivas a CU sin conocer la derrota, con una marca de cuatro victorias y dos empates, siendo su última aparición en el campus universitario justamente en la Liguilla de la campaña pasada, en donde golearon a los de casa por 1-4 en la ida de los cuartos de final.

En cuanto a los ataques se refiere, los auriazules han tenido uno mucho más potente que el de su contraparte azulcrema. Y es que en lo que va del semestre, entre Carlos González, Felipe Mora y Matías Alustiza han alcanzado 21 tantos; mientras que Oribe Peralta, Roger Martínez y Henry Martín han hecho nada más 11 goles. El mano a mano luce cantado entre Mora y Martínez, los dos 9 que se mostraron participativos en la fase pasada, llegarán a la cita con la espada desenvainada y la mira puesta en hacer el mayor daño posible contra la meta de su oponente. Cabe recordar que Ciudad Universitaria será un bunker, debido al fuerte dispositivo de seguridad para salvaguardar la integridad de cada uno de los asistentes dado que este choque es considerado un juego de alto riesgo.

 

Esta nota originalmente se publicó en El Sol de México

Compartir

Dejar respuesta