La automotriz china apuesta por segmentos de vehículos que no están desacelerando sus ventas, como ocurre hoy en la mayoría del sector, y busca expandirse hacia Centro y Suramérica.

La automotriz china JAC Motors entró al mercado mexicano en un momento complicado: en 2017, después de años de fuertes subidas del sector, los vehículos tuvieron su peor desempeño en ventas en casi una década. Y éste puede ser el segundo año consecutivo a la baja, con un descenso estimado entre 7% y 9%.

Sin embargo, la compañía planea crecer en México hasta 50% durante 2019, gracias a una estrategia basada en la comercialización de vehículos en auge entre el público mexicano, como los SUV. Con ellos arrancó la empresa sus operaciones en el país, y este segmento, al contrario que el sector en general, creció 1.1% de enero a octubre de este año, en comparación con el mismo periodo de 2017, según datos de la Asociación Mexicana de la Industria Automotriz (AMIA).

Ahora, la automotriz apostará también por el mercado de las pickups con su nuevo modelo JAC Frison T6. La idea es que sea un auto dirigido tanto para el uso familiar como el laboral, explicó Elías Massrí, presidente del consejo de administración y director general de Giant Motors Latinoamérica, la compañía con la que JAC Motors se alió para operar en México.

Además, planea incursionar en el segmento de las miniván, y más adelante en vehículos de carga pesada y autos eléctricos, los cuales se encuentran en pruebas, según el directivo.

JAC estima cerrar el año con 25 agencias en las principales ciudades del país, y quiere finalizar 2019 con 34.

Por otro lado, aunque el foco principal de la compañía en la región es México, antes de pensar en exportar hacia Estados Unidos, JAC Motors buscaría expandir la colocación de sus vehículos hacia Centro y Sudamérica, consideró Massrí. “México tiene tratados con estos países, y voltean a ver a nuestro país como un fabricante. Con la calidad y la mano de obra que tenemos, es la mejor alternativa para la región”.

En el sur se encuentran algunos de los mayores consumidores de vehículos fabricados en México. En la última década, Brasil, Argentina y Colombia han sido el cuarto, quinto y sexto mayor comprador de autos procedentes del país, respectivamente, mientras que países como Chile y Perú también han mostrado un gran apetito por ellos.

 

Esta nota originalmente se publicó en Expansión

Compartir

Dejar respuesta