A Maxi Mazzaro se le detectó dentro del dispositivo puesto en marcha para garantizar la seguridad de la final de la Copa Libertadores. Lo consideran como uno de los ‘barra brava más significativos’

La Policía Nacional deportó a Argentina a Maxi Mazzaro, uno de los cabecillas de los ultras de Boca Juniors detectado en Madrid y que ya está camino del país suramericano.

Según informaron fuentes de este cuerpo de seguridad, se le detectó dentro del dispositivo puesto en marcha para garantizar la seguridad del partido de vuelta de la Copa Libertadores que se celebrará el próximo domingo en Madrid.

A Mazzaro se le identificó ayer por la noche y se procedió a devolverlo a su país, ya que está considerado, según la Policía, como uno de los “barra brava” (ultras) más “significativos y peligrosos” y cuenta además con una larga lista de antecedentes penales.

Maxi Mazzaro es un integrante violento de la facción disidente de La 12, la barra brava de Boca. En 2013, tras seis meses prófugo, fue procesado y acusado como supuesto partícipe necesario del homicidio de Ernesto Cirino, en el barrio de Liniers el 29 de agosto de 2011.

Mazzaro estuvo un año y medio preso hasta que en 2014 fue absuelto junto a Mauro Martín, uno de los dos jefes actuales de la barra brava de Boca.

El otro jefe de La 12, Rafael di Zeo, obtuvo ayer de un juzgado de Buenos Aires el permiso para viajar a España, aunque tiene “derecho de admisión”, la prohibición argentina de acceder al estadio.

El dispositivo policial previsto para el partido, que se celebrará a las 13:30 horas (tiempo de México) entre River Plate y Boca Juniors en el estadio madrileño Santiago Bernabéu, comprende la división de un tramo del Paseo de la Castellana, en el eje sur-norte de la ciudad, en dos zonas para separar a los hinchas de ambos equipos.

 

Esta nota originalmente se publicó en Excélsior

Compartir

Dejar respuesta