En los últimos seis años han desaparecido en México 4 mil 980 menores de edad; 3 mil 67 son mujeres, según el registro nacional de personas extraviadas o desaparecidas.

Maribel tenía tres grandes sueños por conquistar: primero casarse, después ser mamá y por último propietaria de una clínica para los ojos. Este último sueño se convirtió en su peor pesadilla.

“Nos casamos y, bueno, nació María José. Y yo no dejé de trabajar mi negocio, la tenía ahí conmigo, atendía los pacientes y tenía una sillita donde la podía recostar, la podía atender, todo era muy feliz, la llegada de mi hija, mi trabajo, que era lo que me gustaba y mi familia, empezar a forma mi familia.

Una tarde un hombre tocó la puerta de la clínica solicitando los servicios de la Doctora Maribel.

“Todo transcurría normal cuando una persona un tipo me pidió que le hiciera un examen de la vista, yo se lo realizo normalmente y él me dice que después regresa. En ese momento me di cuenta que él volteaba a ver mucho los espacios, volteó a ver a mi hija, entonces se fue sin ningún problema, dijo que regresaría después.

Una semana después él hombre regresó, tocó la puerta de la clínica y entró, perono pretendía llevarse los lentes, su objetivo era otro.

“El 21 de septiembre del 2010 regresa este tipo para ya ordenar sus lentes. Yo como sí recuerdo haberle hecho el examen, pues lo dejo pasar sin ningún problema, pero esta persona cierra las dos puertas de acceso de la óptica y me amenaza con un cuchillo, me dice que es un asalto. Yo no me resisto y le dije <llévate lo que veas, lo que quieras>. Yo ya tenía en brazos a María José. Me pide que ponga a mi hija en una sillita, yo la coloco y es cuando él me toma por detrás y me empieza a cortar la garganta.

Ella comenzó a desangrarse y vio cómo el delincuente tomó en brazos a su hija María José para después salir del consultorio.

 

Esta nota originalmente se publicó en Excélsior

Compartir

Dejar respuesta