La ahora exvicepresidenta de Ecuador está acusada de presuntos cobros indebidos cuando era legisladora

QUITO, ECUADOR.- María Alejandra Vicuña, vicepresidenta de Ecuador, renunció este martes a su cargo en medio de una indagación fiscal en su contra por presuntos cobros indebidos de dinero cuando era legisladora.

“El país no merece esta inestabilidad por lo que presento la renuncia a mi cargo como Vicepresidenta”, escribió Vicuña en su cuenta de Twitter, un día después de que el mandatario Lenín Moreno le retirara las funciones encomendadas a raíz de la investigación.

El mandatario le retiró en la víspera las funciones de vicepresidenta para que pueda defenderse de investigaciones de la fiscalía y la Asamblea Nacional.

La funcionaria horas antes pidió licencia sin sueldo hasta el 31 de diciembre para defenderse, de lo que ha calificado han sido “calumnias” en su contra, pero la presión política la llevó a renunciar.

“El Presidente me ha retirado su cariño”, añadió.

Vicuña, de 40 años, quien asumió oficialmente la segunda magistratura el pasado 6 de enero, afirmó que la decisión de renunciar fue tomada tras una profunda reflexión.

Aseguró que desde que asumió la Vicepresidencia ha sido víctima de ataques, calumnias e infamias “de la peor calaña”.

“Han escarbado mi vida, no han encontrado nada; han usado a un individuo sin escrúpulos que se ha prestado a forjar esta bajeza, que cual si fuese ya una sentencia, se presentó ante la ciudadanía de forma maliciosa en un medio de comunicación sin el mínimo contraste, sin pedir mi versión”, dijo Vicuña en un comunicado emitido este martes junto con un video.

Vicuña cuestionó, además, que 77 legisladores le hayan pedido en la Asamblea Nacional su renuncia sin haberle solicitado su comparecencia.

Según la Vicepresidenta, se defenderá como ciudadana y no “desde la Vicepresidencia, a pesar que todos saben que esta canallada es por el cargo que ocupo”.

 

Esta nota originalmente se publicó en Excélsior

Compartir

Dejar respuesta