La propuesta fue hecha para proteger sus intereses comerciales y mantener su influencia dentro de Nissan luego del despido de Ghosn

La propuesta fue hecha para proteger sus intereses comerciales y mantener su influencia dentro de Nissan luego del despido de Ghosn, indicaron las fuentes consultadas por la agencia japonesa de noticias Kyodo News.

Al respecto, Hiroto Saikawa, el CEO de Nissan, indicó que sobre la futura relación con Renault, quiere revisar la estructura de gestión, creyendo que la excesiva concentración de poder en Ghosn había socavado la transparencia y la gobernabilidad.

Ghosn, conocido por salvar a Nissan del borde de la bancarrota, fue enviado al fabricante de automóviles japonés de Renault en 1999 como director de operaciones. Se convirtió en presidente de Nissan en 2000 y se desempeñó como director ejecutivo desde 2001 hasta 2017.

Saikawa también ve la relación de Nissan con Renault como desequilibrada y favoreciendo al fabricante de automóviles francés.

Foto: Cortesía

Aunque es más pequeño en ganancias que Nissan, Renault posee una participación del 43.4 por ciento en el fabricante de automóviles japonés, que posee solo una participación del 15 por ciento en su par francés pero sin derechos de voto y el 34 por ciento en Mitsubishi Motors, el tercer socio de la alianza.

Según el acuerdo actual entre Nissan y Renault, el fabricante de automóviles japonés recibirá a los altos ejecutivos del par francés.

Saikawa, el director general interino de Renault, Thierry Bollore y el director de Mitsubishi Motors, Osamu Masuko acordaron el 30 de noviembre liderar la alianza de tres vías a través de consultas entre ellos, en una aparente desviación del proceso de toma de decisiones principalmente hasta ahora liderado por el director Ghosn, según ejecutivos japoneses.

Aún así, se espera que la lucha por el liderazgo continúe, ya que según el acuerdo actual entre Nissan y Renault, el puesto de CEO y presidente de la alianza debe ser asumido por alguien del fabricante de automóviles francés, indicaron analistas.

El gobierno francés, el mayor accionista de Renault, también ha intensificado los esfuerzos para mantener el fuerte control de Renault sobre la alianza.

 

Esta nota originalmente se publicó en El Sol de México

Compartir

Dejar respuesta