La Agencia de Investigación Criminal (AIC) confirmó la detención de un trabajador de la fiscalía estatal por su probable participación en la tortura que sufrió la periodista Lydia Cacho.

El presunto delincuente fue identificado como Alejandro “R”, de 53 años de edad.

A través de un comunicado, la agencia señaló que cumplimentó una orden de aprehensión contra el hombre, requerido por un juez en Quintana Roo como parte de la investigación por la agresión contra la periodista en el año 2005.

Cacho fue originalmente demandada por José Kamel Nacif Borge debido al libro Los Demonios del Edéndonde se lo acusaba de pervertir a menores de edad.

Debido a esto, el empresario textil se confabuló políticos poblados para detener a Lydia Cacho  y mantenerla secuestrada a manera de represalia.

Esta nota originalmente se publicó en López Dóriga

Compartir

Dejar respuesta