La fiscal federal argentina Paloma Ochoa solicitó que vaya a juicio oral la presidenta de las Madres de Plaza de Mayo, Hebe de Bonafini, por la causa “Sueños Compartidos”, que investiga presunta malversación de fondos, informaron hoy a Efe fuentes judiciales.

La fiscal envió la petición al juez Marcelo Martínez de Giorgi, que investiga un supuesto fraude al Estado a través del programa conocido como “Sueños Compartidos”, dedicado a la construcción de viviendas sociales y administrado por la Fundación de las Madres de la Plaza de Mayo (una de las escisiones de la organización de derechos humanos).

Durante la investigación, el magistrado ha citado a cerca de medio centenar de personas en calidad de procesados, entre ellas figuras políticas y altos cargos de los Gobiernos de Néstor Kirchner (2003-2007) y su esposa, Cristina Fernández (2007-2015), como Sergio y Pablo Schoklender, y el exsecretario de Obras Públicas José López.

La investigación apunta a un desvío de 200 millones de pesos argentinos (unos 5.34 millones de dólares).

QUIENES SON LAS MADRES DE LA PLAZA DE MAYO

Durante la dictadura militar de 1976-1983 los niños robados como “botín de guerra” fueron inscriptos como hijos propios por los miembros de las fuerzas de represión, dejados en cualquier lugar, vendidos o abandonados en institutos como seres sin nombre. De esa manera los hicieron desaparecer al anular su identidad, privándolos de vivir con su legítima familia, de todos sus derechos y de su libertad.

La Asociación Civil Madres de Plaza de Mayo es una organización no-gubernamental que tiene como finalidad localizar y restituir a sus legítimas familias todos los niños secuestrados desaparecidos por la represión política, y crear las condiciones para que nunca más se repita tan terrible violación de los derechos de los niños, exigiendo castigo a todos los responsables.

En su momento, Bonafini responsabilizó a los administradores de la fundación, quienes, según afirmó, “robaron” a las Madres de Plaza de Mayo, mujeres que en 1977 se empezaron a congregar enfrente de la Casa Rosada de Buenos Aires para pedirle al dictador Jorge Rafael Videla información sobre sus hijos, detenidos y desaparecidos para siempre por el régimen de facto (1976-1983).

Esta nota originalmente se publicó en Excélsior

Compartir

Dejar respuesta