Casi una década pasó para realizar la segunda temporada de la serie que llegará a las pantallas de televisión el próximo año

Fueron ocho años los que pasaron para que se realizara la segunda temporada de la exitosa serie La reina de sur, la cual fue protagonizada por Kate del Castillo, y que ahora Netflix, en conjunto de Telemundo reviven al personaje de Teresa Mendoza. La segunda entrega del éxito televisivo estará basada en la obra original de Arturo Pérez-Reverte, adaptada para la televisión por Roberto Stopello.

La temporada inició oficialmente sus grabaciones en abril, en la Toscana Italia y se prevé que llegará a la pantalla de televisión en 2019. Mucha expectativa se generó luego del anuncio de la segunda parte de la serie que es considerada, como una de las producciones pioneras en las temáticas del narcotráfico, dando pie a una serie de producciones que abordaron la temática del crimen organizado.

El pasado jueves la televisora lanzó el primer tráiler oficial, en donde se ve los nuevos rostros que se suman a la producción que completará su elenco con las actuaciones de Patricia Reyes Spíndola (Las razones del corazón, 2011) Jesús Castro (El niño, 2014), Eduardo Yáñez (Ladrones, 2015), Paola Núñez (El cumple de la abuela, 2015), Mark Tacher (¿Qué le dijiste a Dios?, 2014) y Kika Edgar (Nada personal, 2017), entre otros.

La historia parte desde la desaparición de Teresa Mendoza (Del Castillo), quien después de evitar un asesinato y la elección del candidato presidencial Epifanio Vargas (Zurita), adquiere una nueva identidad que le permite vivir lejos de sus enemigos y disfrutando de su hija. Sin embargo, el secuestro de su pequeña la obliga a re introducirse en el bajo mundo del narcotráfico para enfrentarse a su pasado, el cual había creído dejar atrás.

Las grabaciones de la segunda temporada se realizaron, en su mayoría, en Colombia, debido a que la actriz no puede regresar a México, después de su supuesta vinculación con Joaquín El chapo Guzmán. Aunque el Gobierno Mexicano canceló la orden de localización en su contra, aún no tiene la garantía de volver.

 

Esta nota originalmente se publicó en El Sol de México

Compartir

Dejar respuesta