Siempre que tengas duda de ir a un viaje en familia, hazlo. Vale completamente la pena gastar el tiempo y el dinero en una experiencia familiar.

Es el mejor consejo que me han dado y siempre trato de darlo cada que alguien me pregunta si debería o no irse de vacaciones, “haz el viaje siempre”.

La realidad es que tenemos un periodo limitado para poder hacer viajes familiares antes de que los niños crezcan y estén tan ocupados con sus propias vidas, no importa si son bebés, si no se van a acordar cuando sean grandes o puede ser muy cansado, salir juntos siempre será una grata experiencia con miles de recuerdos.

Esto además tiene grandes beneficios para la familia en general:

  1. Viajar juntos los prioriza como familia: Incluso las familias más unidas encuentran dificultades para pasar tiempo de calidad juntos, es por eso alejarse un poco del trabajo, la escuela y la rutina de la casa y la ciudad los hará enfocarse a estar en familia.

  1. Todos salen de su zona de confort: Viajar provoca que duerman en diferentes camas, cambien los horarios, conozcan nuevas personas, esto para cada uno de los miembros de tu familia es muy bueno pues son nuevas experiencias, pero como familia crea memorias y fortalece los lazos.

  2. Los hace más flexibles: Al viajar siempre suceden cosas inesperadas que se tienen que resolver en el momento y que muchas veces la familia se tiene que adaptar rápidamente si hay un cambio, estas cualidades las necesitamos todos y que los niños las aprendan  a ser resilientes desde pequeños con estas experiencias vale completamente la pena.

  3. Viajar te vuelve empático con los demás: Ver cómo vive otra gente, conocer distintas culturas y conocer otros puntos de vista siempre siempre es enriquecedor, esta es una de las grandes lecciones de viajar, entender a los demás, crea empatía y comprensión.

  4. Se construyen memorias fuertes: Viajar involucra todos nuestros sentidos, al comer algo, oler una ciudad, sentir la arena en nuestros pies, ver los colores reales de un atardecer, etc. Esto sin duda genera memorias fuertes que se convertirán en grandes recuerdos familiares.

Irse de vacaciones no siempre debe ser un viaje enorme, ir a un pueblito el fin de semana puede ser igual de enriquecedor que ir a otro lugar, solo es cuestión de encontrar la manera, no te arrepentirás.

Esta nota originalmente se publicó en Excélsior

Compartir

Dejar respuesta