La cumbre del G20 se suscita en momentos de tensión entre China y Estados Unidos, Rusia y Ucrania, así como por los señalamientos hacia el príncipe de Arabia Saudita, por la muerte de un periodista.

Mauricio Macri, presidente de Argentina, inauguró la cumbre internacional del G20 en medio de tensiones de la guerra comercial entre China y Estados Unidos, el conflicto entre Rusia y Ucrania, así como los señalamientos hacia el príncipe de Arabia Saudita,  Mohammed Bin Salman, por la muerte del periodista saudí Jamal Khashoggi.

La capital argentina quedó prácticamente sitiada ante la visita de decenas de jefes y jefas de Estado, entre ellos los de Francia, Japón, Reino Unido, México, etcétera, quienes tendrán sesiones a puerta cerrada para consensuar la declaración final de la cumbre que mañana dará a conocer el presidente anfitrión.

Al inicio de las actividades de esta cumbre internacional, los presidentes de México, Enrique Peña Nieto, Donald Trump, de Estados Unidos, y Justin Trudeau, de Canadá, firmaron un nuevo acuerdo comercial.

La gran ausente en el inicio de esta reunión fue la canciller alemana Angela Merkel, quien ayer ya había emprendido el vuelo a Buenos Aires, pero su avión tuvo que volver a Colonia por desperfectos técnicos, por lo que será hasta hoy cuando arribe a la ciudad sudamericana.

 

Esta nota originalmente se publicó en Milenio

Compartir

Dejar respuesta