El gobernador de Veracruz, el panista Miguel Ángel Yunes Linares y el fiscal General del Estado, Jorge Winckler Ortiz, entre otros, fueron denunciados penalmente por seis presuntos delitos, entre ellos tortura, considerado de lesa humanidad.

La defensa del exdirector General de los Servicios Periciales y exfiscal Auxiliar del Fiscal Regional Zona Centro Xalapa, Gilberto Aguirre Garza, actualmente preso por el presunto delito de desaparición forzada, presentó la querella ante la Fiscalía General del Estado.

En el documento, además del gobernador y fiscal, también denunció al fiscal Anticorrupción del estado, Marcos Even Torres Zamudio, y al fiscal Especializado para la Atención de Denuncias por Personas Desaparecidas, Luis Eduardo Coronel Gamboa.

El abogado Jorge Reyes Peralta, presidente del Colegio Nacional de Abogados Penalistas A.C., aseguró que el exservidor público fue torturado con sonido para obligarlo a declarar en contra de otros exfuncionarios.

“Queremos que se actúe para que no se escape Yunes, los veracruzanos ya sabemos lo que pasa cuando los gobernadores cometen ilícitos”, manifestó.

Aguirre Garza, con una trayectoria de más de 30 años de servicio y autor de diversos libros sobre derecho, fue detenido acusado de desaparición forzada por supuestamente haber alterado en enero de 2016 el hallazgo de 13 cadáveres en el municipio de Emiliano Zapata.

La defensa, aseguró que el catedrático de diversas universidades, fue detenido por venganzas políticas del gobernador saliente, Yunes Linares y el fiscal Jorge Winckler porque se negó a incriminar al exfiscal, Luis Ángel Bravo Contreras.

Al ingresar al Reclusorio Regional de Pacho Viejo, señala la querella cuya copia posee EL UNIVERSAL, el ex servidor público fue internado en la sección  “A”, Estancia 1, litera 1, pero le colocaron radios con bocina a todo volumen durante al menos siete días, lo que “se convirtió en una tortura”.

“Ponía un oído sobre una almohada improvisada con una cobija y en el otro oído se ponía un pantalón de mezclilla apretándolo firmemente, pero aún así el ruido del radio no permitía conciliar el sueño, debido al volumen de la música y la repetición de canciones de memoria USB con ritmos de banda y reggaetón”, detalla.

Tras la tortura por sonido, presentan documentación comprobatoria que el Fiscal Especializado para la Atención de Denuncias por Personas Desaparecidas, Luis Eduardo Coronel Gamboa ingresó en la madrugada al penal para dialogar con el ex funcionario.

“Eduardo Coronel Gamboa me dijo que sabía perfectamente que no había cometido ningún delito, pero que el ex fiscal Luis Ángel Bravo Contreras había roto un acuerdo con el Gobernador del Estado Miguel Ángel Yunes Linares y que necesitaba que declarara y lo incriminara en el mismo delito porque el fue vinculado a proceso”, según la declaración presentada ante la fiscalía.

En esa entrevista, le prometieron que si declaraba en contra del ex fiscal dejarían de torturarlo y respetarían a su familia, por lo cual ahora teme por la vida de su esposa y familiares cercanos.

“Ya que tengo el temor fundado de que puedan cumplir sus amenazas y  tomen represalias en mi contra, dentro del lugar donde me encuentro preso, haciendo uso del poder que ostentan por tener los cargos más altos dentro de la jerarquía del Gobierno”, dijo.

La esposa del detenido, Karina Cuevas lamentó el trato que le han dado al exservidor público.

“Son 33 años de servicio y nos han tratado de una manera que no merecemos…es algo injusto porque es inocente de todo”, afirmó.

Ante ello, decidieron presentar una denuncia por los presuntos delitos de tortura, asociación delictuosa, abuso de autoridad, incumplimiento del deber legal, falsas denuncias y simulación de pruebas  y contra la administración de justicia.

De acuerdo con la ley, debido a que los denunciados son el propio fiscal general y diversos funcionarios de la misma dependencia, entonces se deberá nombrar a un fiscal especial para investigar la querella.

 

Esta nota originalmente se publicó en El Universal

Compartir

Dejar respuesta