Los científicos echaron un vistazo a la boca del oso pardo siberiano y descubrieron que su saliva puede matar a la bacteria llamada estafilococo áureo, causante de eczema y otras enfermedades de la piel.

Es posible encontrar esta especie de osos en Siberia oriental, Yakutia, las montañas Altái y el norte de Mongolia. Además de su belleza y gracia, los científicos afirman que los osos pardos siberianos también cuentan con algo especial en su saliva: el microorganismo Bacillus pumilus, que se utiliza para producir el antibiótico conocido como amicoumacina A.

 

Este medicamento ha demostrado ser altamente efectivo contra otra bacteria peligrosa, el estafilococo áureo, causante de numerosas enfermedades en humanos.

Para hacer la prueba con los osos, los intrépidos científicos del Instituto de Química Bioorgánica tuvieron que atraparlos en la taiga siberiana. Posteriormente su saliva fue examinada con la ayuda de investigadores de la Universidad de Yale, en Estados Unidos.

Los científicos no estaban buscando antibióticos en la saliva de los osos. En realidad, su investigación formaba parte de un gran proyecto sobre el microbioma (toda su comunidad de microorganismos) de los animales salvajes.

Según los científicos, el estafilococo áureo a menudo desarrolla resistencia a los medicamentos. Por eso es tan importante este descubrimiento inesperado.

Además de ayudar a desarrollar nuevos métodos de tratamiento, la investigación también contribuirá a la compresión de los mecanismos de la resistencia a los antibióticos.

“La capacidad de los animales salvajes para prosperar, rodeados de agresivos microorganismos, podría estar parcialmente influida por su microbiota, lo que convierte a este tipo de microbiota en un nicho potencialmente atractivo para el cribado selectivo de antibióticos y para posibles cepas de probióticos”, explicaron los científicos.

Anteriormente, otros investigadores descubrieron antibióticos efectivos en las glándulas de las serpientes de cascabel, así como en las hormigas.

 

Puedes leer la nota original en 

Compartir

Dejar respuesta