Al menos cuatro denuncias contra empresas constructoras que defraudaron a damnificados del Istmo de Tehuantepec han sido integradas por la delegación de la Procuraduría Federal del Consumidor (Profeco) en Oaxaca, reportó la titular del organismo, Rebeca Cervantes Navarro.

De acuerdo a la funcionaria ninguna empresa puede eximirse de la responsabilidad de no cumplir con la edificación de las viviendas pues en la mayoría de los casos, ya cobraron por adelantado el recurso económico.

Las cuatro personas defraudadas corresponden al proyecto de fondeo Mi hogar tradicional, el cual dispuso de los recursos económicos de las tarjetas que el Banco del Ahorro Nacional y Servicios Financieros (Bansefi) entregó a los damnificados.

Según las quejas, se dispuso de los recursos para levantar una vivienda que reemplazaría la que perdieron en el terremoto del 7 de septiembre.

Pero a más de 11 meses del sismo, y a pesar de que hay un contrato firmado de por medio, las viviendas en algunos casos apenas llevan un 25% de construcción, por lo que decidieron demandar a la empresa por incumplimiento de contrato.

El 23 de noviembre se firmó el contrato, en el que la empresa se comprometió a comenzar en menos de un mes la obra que tendría un costo de 220 mil pesos, 120 mil de las tarjetas y el resto financiado mediante créditos para damnificados tramitados por la empresa, lo que nunca ocurrió. Finalmente, los trabajos iniciaron hasta enero y en abril llevaban 25%, desde entonces la obra está abandonada.

Durante este tiempo los damnificados han vivido en una escuela-refugio y luego en casas de familiares; ahí siguen porque no tienen otra opción de vivienda.

“La esperanza de tener un techo era la casa que me construyen, pero hasta eso, el avance está muy mal porque ya está fracturado, parece que el material es de mala calidad, también queremos que eso se verifique y arregle”, explica Juana una de las afectadas, mientras muestra las fracturas de la obra.

Martina Antonio Esteva, originaria de Ciudad Ixtepec y quien forma parte de los 30 inconformes, pelea por la casa de su tío por la que dieron 120 mil pesos, pero sólo entregaron la tarjeta de 90 mil pesos en materiales más 10 mil en efectivo.    

“Dice que nos va a construir, pero ¿cuándo? No es posible que se viva debajo de techos de láminas pasando castigo porque nos defraudó.  Si sabía que no le iba alcanzar que no se metiera. En mi caso, sólo puso la base y estructura, a los demás no les ha cumplido en tiempo y forma”, expresa.

Juan Carlos Medrano

Compartir

Dejar respuesta