Emotivo resultó el homenaje de 35 años como luchador profesional del estandarte del Consejo Mundial de Lucha Libre, Atlantis, el ídolo de los niños. Los aficionados que se dieron cita en la Catedral de este deporte, la Arena México, no dejaron de corear el nombre del enmascarado.

Se volvieron a revivir grandes duelos, como el que sostuvieron hace varios años Octagón, “el amo de los ocho ángulos”, y “el Mosco de la Merced”, Fuerza Guerrera, al igual que la rivalidad de los jaliscienses Máscara Año 2000, “El padre de más de 20”, y Rayo de Jalisco Jr, compadre del homenajeado.

La nostalgia regresó a la Arena México con seis grandes figuras de la lucha libre, Atlantis pidió que en esta lucha para conmemorar su 35 aniversario, tanto Último Guerrero como Máscara Año 2000 estuvieran encapuchados, lo que consideraron los aficionados un gran detalle del homenajeado.

El Consejo Mundial de Lucha Libre le entregó a Atlantis un reconocimiento por 35 años en los cuadriláteros, además le hicieron entrega de un reboso, estuvo acompañado de sus hijos y de la cantante Ilse del grupo Flans. El icono de la lucha libre estaba contento, es el poseedor de las máscaras más valiosas de la lucha libre mexicana y máximo ganador de tapas en la Arena México.

La primera caída fue relampagueante. Los rudos dominaron las acciones y le echaron montón a Atlantis, en una esquina lo tuvieron, primero el luchador de otro nivel, el cual le aplicó el sentón Guerrero, el ídolo de los niños quedó aturdido, lo que aprovecharon Fuerza Guerrera y el lagunero para acomodárselo a Máscara Año 2000 que le cayó encima para ponerlo espaldas planas y así adjudicarse la primera caída.

En la segunda, los técnicos se fueron encima del “Mosco de la Merced”, al cual le quitaron la máscara, pero el referí estaba papando moscas y no se dio cuenta, lo cual era descalificación para los técnicos, los cuales hubieran perdido el encuentro. Rayo de Jalisco fue el encargado de emparejar las acciones, mientras que Octagón se hizo cargo de Fuerza Guerrera.

La tercera y definitiva caída se decidió cuando el estandarte del Consejo Mundial de Lucha Libre, le aplicó la Atlántida a Último Guerrero. El lagunero tuvo un gran detalle ya que se quitó la máscara como en el aniversario 81 de la empresa sería y estable y se la entregó a Atlantis.

El público salió satisfecho de ver a su ídolo, el cual festejó con un triunfo sus 35 años como luchador profesional.

Con información de Excélsior

Compartir

Dejar respuesta