CIUDAD DE MÉXICO 14-Mar-2018 .-Especialistas y legisladores advirtieron que detrás de las «fake news» o noticias falsas no sólo hay motivaciones políticas para difundir mentiras o propaganda incendiaria, sino también económicas.

En un foro, el senador Zoé Robledo subrayó que de cara al proceso electoral, una de las preocupaciones en torno a este tipo de noticias es la existencia de una relación perniciosa entre el poder público y ciertos medios de comunicación para difundir mentiras.

«También existe en un entorno de medios de comunicación en los que cada día surgen nuevos espacios, que en una relación perniciosa con el poder público van generando este tipo de (contenidos) que vienen motivados a final de cuentas por un convenio, por un contrato», dijo.

«Por una caja de zapatos repleta de dinero en efectivo para modificar criterios editoriales, o incluso llegar a la publicación franca y abierta de mentiras; otro elemento que me parece fundamental en este proceso electoral es la de los políticos como fuente de noticias falsas».

El presidente de la Comisión de Radio, Televisión y Cinematografía, acusó que políticos dan datos inexactos y generan de manera cínica verdades a medias o mentiras completas, sobre competidores, procesos electorales o partidos políticos.

Nicholas Thompson, editor de la Revista Wired, explicó que muchas de las «fake news» son sembradas por personas que se benefician económicamente aprovechando que en redes prácticamente en no hay distinción entre una publicación y otra.

«Una persona de Macedonia escribió una noticia sobre Donald Trump que fue millones de veces compartidas, decía ‘el Papa apoya a Donald Trump’, el Papa no lo apoyó, pero se transmitió de una manera increíble y a ese muchacho que hizo esta noticia falsa no le importa.

«Están en Macedonia, o Bulgaria o donde sea, no les importa si gana o pierde Donald Trump, no les cae bien ni mal, lo que querían era obtener atención y pusieron con esto anuncios y ganaban dinero, estos muchachos ganan 5 mil dólares con historias como la del Papa», indicó.

Durante el foro «Fake news: retos legislativos para las plataformas digitales» Thompson comentó que distintos países y plataformas han tomado medidas para hacer frente a este fenómeno que genera «burbujas» y cajas de resonancia, sobre todo en tiempos electorales.

Detalló que en Finlandia se educa a la gente para alertar sobre las noticias falsas y sus consecuencias; mientras que en Alemania hay una ley para que las empresas bajen de la red las «fake news», o de lo contrario serán multadas.

«Lo que pueden hacer las plataformas es reorientarse, esta es la forma más eficiente de todas de resolver este problema, es precisamente hacer que las plataformas realmente hagan las cosas; debe haber una presión pública para que las plataformas cambien», comentó.

«Que hagan que los ingenieros jóvenes de estas empresas piensen en el rol que deben desempeñar. Facebook en últimos meses ha empezado a hacer cambios para hacer distinciones, mecanismos para identificar qué publicaciones vale la pena confiar en ellas».

Aaron Sharockman, de Polifact, consideró que la amenaza más grande en esta materia es que existen incentivos económicos para difundir contenido falso, por lo que se requiere quitar esa motivación para «curar» el problema.

«Hay un gran temor de actores patrocinados por el sector gubernamental en este espacio, hay que preocuparnos por ellos también, para mí no son la amenaza más grande, es la gente que ha descubierto que uno puede hacer dinero con esto.

«Puede haber gente con motivación política y puede haber gente que no la tenga, hemos platicado con gente que ha creado este tipo de contenido falso y lo hace nada más para poder pagar el crédito universitario o para tener un ingreso adicional», alertó.

Compartir

Dejar respuesta