Israel prohibirá la entrada a aquellos extranjeros que exhorten a boicotearal país o participen en actos de boicot, según una nueva ley que aprobó el Parlamento (Kneset).

La cámara legislativa dio su apoyo definitivo por 46 votos a favor y 28 en contra a una enmienda que forma parte de los esfuerzos del gobierno de Benjamin Netanyahu contra el movimiento de Boicot, Desinversión y Sanciones (BDS) a Israel por su política hacia los palestinos, informó el diario Haaretz.

La nueva enmienda a la ley de emigración prohíbe la entrada a cualquier extranjero que no cuente ya con una visa permanente de residencia en el país y cuyo propósito sea participar en actividades de boicot a Israel o que haya participado en ellas en el extranjero.

La medida incluye cualquier actividad de boicot de carácter económico, cultural o académico, tanto contra Israel como contra los asentamientos judíos en el territorio ocupado.

No obstante, concede al ministro del Interior facultades para hacer excepciones en aquellos casos en los que lo considere oportuno.

La enmienda, que hace más estricta otra aprobada en 2011, fue aprobada pese a la disciplina parlamentaria aplicada por el partido de oposición Unión Sionista.

Con información de Excélsior.

Compartir

Dejar respuesta