Japón y Australia firmaron hoy un acuerdo para impulsar la cooperación logística entre sus fuerzas de defensa, luego que Tokio intenta apuntalar los lazos de seguridad en Asia ante la preocupación por el creciente poder militar de China.

Las Fuerzas de Autodefensa de Japón ahora podrán suministrar municiones al ejército australiano bajo el acuerdo revisado de adquisición entre ambas naciones.

En rueda de prensa conjunta, el primer ministro australiano Malcolm Turnbull señaló que el acuerdo «mejora la capacidad de nuestras fuerzas de defensa de proveerse mutuamente de apoyo logístico durante ejercicios, operaciones y otras actividades».

Ambos mandatarios se comprometieron a trabajar con la nueva administración que encabezará el presidente estadunidense, el republicano Donald Trump, a partir del próximo 20 de enero.

Abe señaló que en una era marcada por la «incertidumbre económica y política, se hace más necesario que nunca que Japón y Australia jueguen un papel de liderazgo en favor de la paz y prosperidad de la región».

Turnbull destacó que el acuerdo «facilitaría a nuestras respectivas fuerzas de defensa realizar visitas y ejercicios conjuntos».

El movimiento también está en línea con la campaña de Abe por un «pacifismo proactivo«, caracterizada por una polémica nueva legislación de seguridad que amplía el papel del ejército japonés en varias áreas.

La legislación, que provocó la crítica pública de que Abe busca erosionar la paz del país después de la Segunda Guerra Mundial, permite a Japón suministrar municiones a las fuerzas de defensa extranjeras.

El primer ministro japonés mencionó la volátil situación en el mar de la China Meridional y la amenaza nuclear que representa Corea del Norte, sin dar más detalles ni aludir directamente al creciente poderío chino.

Abe y Turnbull también reafirmaron este sábado su compromiso de impulsar el libre comercio, incluida la pronta entrada en vigor del acuerdo comercial de la Asociación Transpacífica, que Trump ha prometido desechar.

Japón y Australia están entre los 12 países del Pacífico que firmaron el TPP en febrero del año pasado.

El pacto necesita la ratificación de los Estados Unidos para entrar en vigor, lo que significa que Trump matará al acuerdo en su forma actual si se apega a su compromiso de retirarse de él tan pronto como asuma el cargo la próxima semana.

Con información de Excélsior.

Compartir

Dejar respuesta