Investigaciones realizadas a estudiantes universitarios revelaron que el porcentaje de obesidad pasó de 26 a 33 por ciento de 2010 a la fecha; ‘esta problemática se presenta debido a conductas de riesgo asociadas a factores psicológicos, como ansiedad y depresión, situación que provoca un alto consumo de azúcares o dificultad por parar de comer”.

Aseguró Irina Boris Levovna, investigadora y académica de UAM Xochimilco.

La integrante del Departamento de Atención a la Salud de la Universidad Autónoma Metropolitana aseveró que en México se requieren más estudios de conducta alimentaria emocional, pues no se reducen significativamente los padecimientos como la obesidad y el sobrepeso, enfermedades consideradas problemas de salud pública por su alta prevalencia.

Existen estereotipos tanto en hombres como en mujeres por la delgadez asociado al éxito e, incluso, a veces miden su autoestima con base en su peso corporal”, dijo Boris Levovna en el foro ‘Disertaciones Temáticas: El miedo al sobrepeso. Conductas alimentarias de riesgo y trastorno de la conducta alimentaria’.

Especialistas resaltaron la importancia de empoderar estudios amplios sobre el estado de salud en la población respecto al sobrepeso y la obesidad; aseguraron que hay una presión socio-cultural por perseguir protocolos estéticos de belleza, los cuales producen emociones negativas en las personas; incluso, se manifestó que algunas campañas gubernamentales:

Responsabilizan de manera exclusiva a los sujetos que padecen dichos trastornos alimenticios; es decir, están dirigidas a conductas de tipo individual, pero no se ha desarrollado una política de Estado para atender efectivamente el problema integral, a pesar de resultar costoso para el sistema de salud a nivel nacional”.

Al género masculino lo que le importa es la pérdida de grasa, pero no de volumenmusculatura; por su parte, a las mujeres les interesa perder esos ‘kilitos de más’ a través de dietas o ejercicios: ‘se debe concientizar en tener un peso saludable, pero sin alarmar en exceso a los individuos’.

Me parece que se ha difundido miedo a ganar peso por adquirir otras enfermedades tales como diabetes, sin saber que la ganancia natural de tres a cinco kilos no pone en riesgo de salud a la persona”.

Con información de Excélsior.

Compartir

Dejar respuesta