El líder socialista español, Pedro Sánchez, ha dimitido hoy después de que la dirección del PSOE votara contra su propuesta de celebrar unas elecciones primarias y un congreso extraordinario.

La dimisión de Sánchez dará paso a una comisión cuyo único objetivo será gestionar de forma interina el partido hasta que un congreso renueve los órganos de dirección del PSOE.

El secretario general, que perdió la votación por 133 votos frente a 107, anunció él mismo su dimisión y pidió unidad en el partido.

«Para mí ha sido un orgullo y presento mi dimisión. Ha sido un honor», dijo Sánchez a miembros de su partido tras perder la votación, según una fuente socialista.

El sector crítico de los socialistas españoles intentó primero presentar una moción de censura contra Sánchez, pero la mesa del comité federal, órgano directivo entre congresos, rechazó las firmas por razones estatutarias.

Sánchez tenía una disputa de larga data con el presidente español en funciones, Mariano Rajoy, del conservador Partido Popular, que obtuvo la mayor cantidad de votos, pero no consiguió una mayoría en dos elecciones no concluyentes, y el enfrentamiento ha frustrado intentos por formar un Gobierno.

La dimisión del líder de la oposición se produce en medio de una seria crisis institucional en España, cuyo Gobierno está en funciones desde hace más de nueves meses.

Tras haber ganado las elecciones sin mayoría, Rajoy necesita el apoyo de varios diputados de la formación socialista para gobernar, pero el líder Sánchez se había negado a dárselos, con un duro discurso contra el conservador centrado en la corrupción.

Varios representantes del sector crítico que ha derrotado a Sánchez se han declarado partidarios de que el PSOE se abstenga en el Parlamento durante una nueva sesión de investidura del presidente en funciones, el conservador Mariano Rajoy, para que pueda formar Gobierno.

Si no se forma un nuevo Gobierno antes de fines de octubre, se convocará a una tercera elección en diciembre.

Con información de Excélsior.

Compartir

Dejar respuesta