Sobre la nariz

Es el órgano del olfato y la entrada al sistema respiratorio.

Las cavidades nasales se comunican a través del techo de la boca con la faringe y forman las coanas, lo que permite que, además de cumplir la función olfatoria, sirvan como vías respiratorias.

En los seres humanos, la nariz está situada centralmente en la cara, en la mayoría de los otros mamíferos se encuentra en la parte superior del hocico.

Tiene la forma de una pirámide triangular de vértice superior y base inferior, con dos agujeros. Formada por hueso, cartílago, músculos y piel, está tapizado interiormente por una porción de la mucosa pituitaria.

¿Qué determina su forma?

El hueso etmoides

El tabique nasal

En promedio, ¿cuánto mide?

La longitud de la nariz, desde la raíz hasta la punta, varía entre los 42 y los 60mm, siendo la media de 55mm.

La altura de la nariz, desde el punto medio de la raíz hasta el punto subnasal mide unos 51mm.

La anchura de la nariz, distancia entre las alas en el punto de máxima expansión, varía de 25 a 38mm, siendo la media de 35mm.

CUÁNTO CRECE: A los 10 años de edad, la forma de nuestra nariz ya está plenamente formada, pero continúa creciendo hasta los 15-17 años en las mujeres y 17-19 en los hombres.

TIPOS DE NARIZ: Hay por lo menos 14 tipos de nariz diferentes entre los seres humanos. Este dato fue descubierto por el profesor Abraham Tamir que llegó a esta conclusión después de examinar 1.793 imágenes narices.

Fisiología

Respiración: ¿Qué pasa en la naríz?

Cuando respiramos el aire entra por las fosas nasales orificios cubiertos de vellosidades con células que secretan mucosidad (moco).

Tras la entrada del aire en las fosas nasales, las partículas de mayor tamaño quedan atrapadas en las vellosidades y en la mucosidad, tras esto el aire se calienta y se humedece gracias a numerosos capilares que se encuentran por todas las fosas nasales. Llegando ya a la faringe.

El aire entra en las fosas nasales y crea una corriente hacia su interior. Esta corriente de aire, es la responsable del intercambio aéreo de los senos.

Esta corriente aérea, llega a una zona muy alta dentro de estas fosas nasales, que es donde se encuentra el órgano de la olfación, así podemos tener un correcto olfato.

Esto le pasa al aire en la nariz

Es humidificado, así al pasar por la laringe, en su trayecto hacia los pulmones, no estropea este órgano, llegando correctamente saturado de agua.

Es filtrado, dejando en la nariz o fosas nasales, todas las partículas que son dañinas a nuestra laringe, y tráquea.

Es calentado, es decir, penetra dentro de las fosas nasales a una temperatura ambiental, la existente, que en ocasiones puede ser muy fría, y con el contacto de la mucosa, este aire adquiere la temperatura corporal que es necesaria e indispensable para que no dañe a la laringe, tráquea y pulmones.

¿Qué pasa cuando estornudamos?

Las mucosas y vellos de la nariz

El interior de las fosas nasales está tapizado por una membrana mucosa, que se divide en mucosa respiratoria y mucosa olfativa.

Mucosa respiratoria o pituitaria roja: recubre la mayor parte de la fosa nasal, y contiene células ciliadas y células caliciformes que secretan moco.

El moco forma una capa superficial donde quedan atrapadas las partículas extrañas, que son arrastradas por el movimiento de los cilios hacia la faringe para ser eliminadas.

Además esta mucosa sirve para humedecer y calentar el aire respirado.

Los seres humanos son capaces de detectar 10.000 olores.

Podemos detectar el olor con un tipo especial de células conocidas como células nerviosas olfativas.

Hay casi 12 millones de células olfativas presentes en un ser humano normal. Sin embargo, este número disminuye gradualmente con la edad.

Mucosa olfativa o pituitaria amarilla: está situada en la parte superior de las fosas nasales, y contiene células nerviosas olfativas, donde reside el sentido del olfato.

Más sobre los mocos

¿De qué están hechos?

Agua, glicoproteínas, enzimas, anticuerpos, glóbulos blancos

¿Para qué se producen?

Es una capa protectora de la mucosa, humecta el aire q respiramos, hidrata la mucosa, detiene partículas, barrera de la inmunidad innata,

Mucofagia: comerse los mocos.

El moco producido en la nariz y senos paranasales es empujado constantemente, por los cilios, en dirección a la faringe para ser deglutido.

Sonarse bien: humedecer la nariz, sonar primero un lado y después el otro en un solo soplido de cada lado para generar una corriente que limpie los senos paranasales.

Cuando se hace a soplidos pequeños intermitentes jugamos a subir y bajar el moco.

¿Qué significan los mocos?

Líquidos: Suelen ser alérgicos y no están relacionados a ningún mal o enfermedad, solo es la forma en que la nariz se limpia.

Blancos: El cuerpo lucha contra una infección leve.

Amarillos: Representan una infección más fuerte. Son producto del sistema inmune, desechos de los glóbulos blancos que pelean contra la infección. Puede ser que al toser también salga una mucosidad similar.

Verdes: son más sólidos y responden a la lucha de tu cuerpo contra una infección mayor. Estos contienen glóbulos blancos que estuvieron peleando contra el virus y bacterias en mayor concentración que los mocos amarillos, de allí su color verdoso.

Negros: pueden corresponder a una infección con hongos. En otros casos, corresponden a fumadores o consumidores de drogas.

Rojos: pueden ser líquidos o venir mezclados con otros mocos de diferente consistencia, deben su color a que contienen sangre.

Cafés: sacan contaminantes, como polvo. Si eres fumador, estos mocos marrones o color café pueden corresponder a tu sistema respiratorio intentando limpiar tus pulmones de la nicotina y el alquitrán.

 

Con información de WRadio.

Compartir

Dejar respuesta