Publicada el 13-09-2016 (19:05:40)

El chileno Alexis Sánchez, con su gol en el 78, amargó el estreno europeo del París Saint Germain (PSG) del español Unai Emery, que se había adelantado a los 44 segundos gracias a un cabezazo del uruguayo Edison Cavani.

El delantero uruguayo fue heroe y villano del encuentro, por su gol y por sus fallos. Intentó redimirse rápido ante la hinchada del PSG por sus exhibiciones en los últimos partidos y abrió fuego con un certero cabezazo.

La defensa de los ‘gunners’, formada por dos laterales españoles, Monreal, en la izquierda, y Bellerín, en la derecha, tuvo mucha culpa en el fatal descuido, no había cerrado la internada del lateral Aurier y permitió el remate de Cavani en el corazón del área.

Con un Ángel di María motivado durante la primera media hora, el campeón francés atacó más y mejor, mientras la escuadra inglesa decepcionaba por su escasa fluidez ofensiva y endeble defensa.

A remolque del empuje de los locales, Cavani estuvo a punto de ampliar el marcador en dos excelentes oportunidades. En la primera, interceptó un mal despeje de los centrales londinenses y, después de regatear al colombiano David Ospina, falló su tiro con la portería vacía. En la segunda, controló con el pecho, completamente desmarcado y a pocos metros de Ospina, pero no acertó a conectar el remate.

El desacierto de los de Emery y la clase de Ospina permitieron al Arsenal mantenerse vivo en el último cuarto de hora.

En una de las pocas jugadas enlazadas de los ingleses, cantaron bingo. Özil centró, Alex Iwobi remató duro y el rechace del meta Aréola cayó a Sánchez, que anotó el empate con un fuerte tiro escorado a la derecha.

Emery, que acabó por no utilizar como recambio al extremo español Jesé Rodríguez, recurrió a la clase del argentino Javier Pastore en los últimos diez minutos. Quizá demasiado tarde para restaurar una ventaja que mereció.

Con información de Excélsior.

Compartir

Dejar respuesta