Las madres no renuncian, los padres sí”, reza una de las líneas de El club de las madres rebeldes. Buenas, malas o regulares representan la estabilidad y el bienestar de una familia, sin embargo los tiempos han cambiado y ahora las mujeres luchan por metas personales y profesionales, alejándolas del estereotipo de la perfección.

Ante el estigma, tres mamás se aliarán y decidirán ser malas, ya que, como dijo la actriz Mila Kunis en entrevista con Excélsior, el ser perfecta, hoy en día, es una labor absurda.

Creo que los ideales de la madre perfecta ya son imposibles, pero claramente estamos nosotras aquí y de una u otra forma nuestros padres tuvieron éxito, nos criaron y tenemos buenas vidas. Todo es realizable, pero creo que todo es más difícil por la cantidad tan grande de información que existe y que sólo nos presiona, así que creo que sólo es cuestión de dejarla ir y que no importa si no la sigues”, destacó Kunis, quien da vida a Amy, una mujer agobiada por su ajetreada agenda y con problemas maritales.

Al comentario se suma Kristen Bell, quien es Kiki, una ama de casa dócil y abnegada. “Esta cinta es un recordatorio de que no tienes que ser perfecta.”

Aunque varias veces las mujeres se saldrán con la suya, no podrán evitar la actitud punitiva de Gwendolyn, presidenta de la asociación de padres de familia, quien con su mano de hierro buscará imponer orden.

El papel recae en Christina Applegate, quien, de una u otra forma, sin ser un ejemplo a seguir, otorga consejos a aquellas mujeres que se sienten agobiadas en el siglo XXI, ante las presiones sociales.

“Que aprendan a soltarlas, que no se pongan presiones ellas mismas porque tus hijos estarán mejor mientras hagas lo mejor que puedas, sea lo que sea.

Saber que el fracaso, y cometer errores, está bien; si ellos pueden tener un vegetal en cada comida, no les pasa nada. Trato de enseñarme a mí misma eso, porque es muy real cuando quedas prendado a algo y esas cosas tontas que hasta te preguntas ‘¿Qué es lo que he hecho yo?’ ‘¿Qué tipo de hipnotismo me he
puesto para ser así?’ Así que no escuchen a nadie”, dijo.

LA LABOR DE SER MADRE

A pesar de que el filme es desenfadado e hilarante, la cinta expone la pregunta para todas aquellas que experimenten la maternidad de ¿cómo saber si están formando a buenos seres humanos?

Sobre ello, las actrices compartieron cuál es el mejor método que han usado en sus vidas regulares para criar a buenos seres humanos.

Mi madre nos educó para ser un empático y amable ser humano, generoso y para siempre recordarle estas dos lecciones o hablar con ellos sobre que no son los únicos humanos del planeta. Creo que eso es muy importante” declaró Mila.

Kristen Bell concordó con Kubis sobre la empatía y la generosidad, además de enseñar reglas morales y saber distinguir entre el bien y el mal.

Christina Applegate subrayó que quiere que sus hijos sean compasivos, empáticos y simpáticos. Que puedan entender a los seres humanos y cree hacer un trabajo decente con eso.

“Por lo menos con sus amigos se ha logrado una hermosa comunidad de niños que se preocupan el uno por el otro; siempre están ahí, no importa cómo se vean, vistan o hablen, y sin importarles eso, sé que van a estar preparados para su siguiente etapa en vida cuando acabe el kínder, sé que será diferente.

Pero por ahora sé que los padres con los que hicimos equipo y tenemos juntas insistimos en ponerles buenos valores y sabemos que el mundo será totalmente diferente, pero creo que es importante siempre recordarles lo importante que eso es y lo hermosos que son como seres humanos. Eso es lo que trato de hacer y espero no lleguen a decirme que me odian y no quieren que sea su madre. No quiero”, comentó Applegate.

ERROR DE MAMÁ

De una u otra forma, las actrices comparten los ideales del filme; también son madres y tienen una carrera. En un acto de sinceridad, las protagonistas revelaron a Excélsior cuáles han sido los peores errores o las anécdotas más chistosas con sus hijos.

“No es tan divertida, tal vez horrible, pero todas al final lo son. Fui a visitar a mi esposo a su trabajo y mi bebé era muy chiquito en ese momento. Tenía todas las cosas para el bebé en el carro porque salir con un bebé sólo una hora implica llevar cosas como para una semana. Metí todo en el carro y pensé: ‘lo hice soy exitosa’.

La puse en su asiento para el carro y me puse a manejar. Después escuché que hablaba mucho y se reía y dije: ‘¡Qué feliz está!’ Así que lo veo desde el espejo y me di cuenta que ¡no la amarré a su asiento”. Dije: ‘¡Diablos, estoy en periférico!’ Así que decidí tranquilizarme y tomar una solución rápida. Me estacioné, la amarré a su asiento y volví a manejar. Me prometí que nunca hablaría de esto en mi vida. Llegué al trabajo de mi esposo y no lo pude contener, le dije: ‘Casi mato a mí bebé’. Esa es una horrible historia”, mencionó Mila Kunis.

Esto en realidad es algo reciente”, dijo Kristen Bell. “Estábamos todos dormidos en la habitación de un hotel, mi hija de tres años estaba entre mi esposo y yo. La bebé, en la cuna, se despertó intempestivamente a las 6 de la mañana. Mi esposo, mi niña y yo fingimos estar dormidos, cerca de 40 minutos. Luego la bebé estaba hablando consigo misma en la cuna y en un punto ella se inclinó a mí, mi bolsa estaba en la mesa y me dijo: ‘Mamá, mamá, barrita, por favor’. Así que me paré y vi que en mi bolsa tenía una barrita para comer así que se la abrí, se la di y me volví a dormir”, dijo Bell.

Mi momento top es el de mi hija viendo algo; está acostada y desnuda viendo tele, lo que me parece bien, pero está ahí sin moverse, viendo, y después voltea a verme y me dice: ‘¡Cómete un trozo de pizza!, eso es todo (risas)”, compartió Christina Applegate.

Con información de: Excélsior

 

 

Compartir

Dejar respuesta