La presidenta de la Comisión de Equidad y Género del Congreso de Morelos, Norma Alicia Popoca Sotelo, lamentó que pesé a la alerta de género aplicada en ocho municipios de Morelos, la cifra de feminicidios se haya disparado y, en lo que va del año, sumen un total de 62 asesinatos de mujeres.

Este 10 de agosto se cumple un año desde que la Secretaría de Gobernación emitió la Alerta de Violencia de Género, sin embargo, a decir de la legisladora la violencia feminicida no sólo creció, sino además se expandió a otros municipios no contemplados en la alerta.

«La verdad es que 62 mujeres muertas de enero a la fecha es una cifra muy alarmante, y en total suman 73 las mujeres asesinadas de que se emitió la alerta a ahorita, pero bueno, digamos que ese es el referente y no lo podemos ignorar”, expresó la legisladora.

Sin embargo, para la legisladora, la simple declaración de Alerta no ha sido suficiente.

«Que tiene que haber acompañamiento, que tiene que haber recursos, que tiene que haber evaluaciones constantes y continuas, así como una amplia participación del Gobierno Federal y el Gobierno Estatal, obviamente por tener los mecanismos y la operatividad”, señaló.

También lamentó que los gobiernos municipales donde se emitió la alerta y otros más donde se ha expandido la violencia feminicida, sean indiferentes a la alerta, es decir, que no estén implementando ningún tipo de programa para combatir los efectos de la violencia, que en el peor de los casos deja el registro de mujeres asesinadas, pero también hay maltrato y todo tipo de vejaciones.

Uno de los pendientes que deben evaluarse son la actuación, no sólo de los niveles de gobierno, en el caso del Poder Ejecutivo, sino también de la forma en la que el Poder Judicial ha actuado en este tema junto con el área de investigación del Poder Ejecutivo, cuyos protocolos no se han querido mostrar a los legisladores, “pero que evidentemente no están funcionando”.

Para este año se destinaron 10 millones de pesos para el área de violencia en la Fiscalía General de Morelos, “para que justamente tuvieran lo elementos suficientes o por lo menos un poco más en el tema de recursos materiales, económicos, humanos. O sea tener a los especialistas y al personal capacitado es fundamental”, peor lamentó que no haya resultado.

Lo más grave es que la violencia contra las mujeres no sólo se manifiesta en las calles y al interior de los hogares, sino que ahora que se ha impulsado la participación de las féminas en el ámbito político; los alcaldes, varones principalmente, han despojado de todas sus facultades a las síndicas -específicamente mujeres- porque así lo establece la ley.

Ante esta situación se ha presentado una iniciativa con el fin de frenar la violencia contra las mujeres, que participan en la vida política principalmente de los ayuntamientos, donde hasta el momento se ha denunciado que hay cuatro síndicas amenazadas de muerte, además del asesinato de la alcaldesa de Temixco, Gisela Mota Ocampo, en enero pasado.

Incluso la síndica Susana Fuentes Rodríguez, y la regidora Carolina Bahena Castillo, denunciaron el pasado 21 julio que han recibido amenazas de muerte y agresiones en su contra por parte del alcalde de Amacuzac, Jorge Miranda Abarca, por lo que ya tienen medidas cautelares para protegerlas por parte de la Policía Federal.

Además, la síndica Hortensia Muñoz Pérez, de Zacualpan de Amilpas, también ha sido prácticamente desalojada del ayuntamiento, se le han suspendido pagos y no se le permite participar en los cabildos.

Con información de Excélsior.

Compartir

Dejar respuesta