Los arrieros, los Rubios de Juxtlahuaca con su inigualable danza se hace presente con sus chaparreras cubiertas de crines y sus chamarras de cuero, máscaras y paliacates hacen la delicia de los presentes.
El origen de la danza se desarrolla en el contexto de la región Mixteca baja, en el trayecto del arreo del ganado, desde la costa oaxaqueña hasta los estados de Puebla y Veracruz.
Esta interpretación relata experiencias de los arreadores de ganado, quienes al terminar su jornada de trabajo, alrededor de una fogata, entre trago y trago de aguardiente, y a los sones del violín y la jarana, bailaban y comentaba las peripecias sufridas durante su travesía, dejando para la posteridad sus aventuras y reacciones ante las adversidades a las que se enfrentaban.

Con información de Salvador Flores

Compartir

Dejar respuesta