Con alegría, color y tradición se presenta la delegación de Huautla de Jiménez y su tradicional rito de lavado de cabeza de los novios, acompañados de la alegre banda musical para el gusto de turistas nacionales y extranjeros.
La petición de la novia requiere de los servicios de un pedidor o “Huehuetlaca” que hace las veces de embajador; lleva consigo una vara que coloca detrás de la puerta de la casa de los padres de la novia; si la petición es rechazada, arrojan la vara lo más lejos posible en cuanto salga el Huehuetlaca; por el contrario si la petición es bien acogida la vara permanece en su sitio hasta el día de la boda. Por otra parte, el ritual “lavado de cabeza”, implica un acto de purificación para ambos novios.
Un día antes de la ceremonia religiosa tiene lugar el ritual denominado “lavado de cabeza” por parte de la madrina de velación en compañía de los padrinos de bautizo; se lava primero la cabeza de la novia en casa de la misma y posteriormente al novio en casa de este; en tal ocasión se ofrece a los convidados el tradicional atole agrio. El día de la boda, después de la ceremonia religiosa, se ofrece una fiesta en la casa del novio, con comida, bebidas, música y bailes.

Con información de Staff

Compartir

Dejar respuesta