Los cinco detenidos por haber prestado supuestamente colaboración al autor del atentado del pasado jueves en Niza fueron encarcelados anoche tras ser inculpados por terrorismo, informó la fiscalía.
Tres de los detenidos: Ramzi A., Chokri C. y Mohamed Oualid G. fueron acusados de complicidad y tentativa de asesinato terrorista, así como de complicidad en tentativa de asesinato terrorista de personas depositarias de autoridad pública, en concreto policías, precisó el organismo.
Ramzi A., al igual que Artan H. y Enkeldja Z., una pareja de albaneses, fueron imputados por infracción de la legislación de armas, al haber suministrado al terrorista Mohamed Bouh- lel la pistola que usó contra los oficiales que intentaban detenerlo y que consiguieron abatirlo tras haber arrollado a cientos de personas, de las que 84 murieron. El Estado Islámico reivindicó el hecho.
François Hollande, presidente francés, reunió en un consejo restringido a los ministros y responsables en materia de seguridad para evaluar la situación tras el ataque. Fue la cuarta mesa desde el atentado. Hollande aseguró que “aunque Francia fue la atacada, el objetivo era el mundo”.
Durante ese ataque, un hombre que ha sido identificado como Franck, y quien viajaba en una moto, se colgó del camión y golpeó a Bouhlel para tratar de detenerlo. En una entrecista con el diario Nice Matin, Franck dijo que iba con su mujer a comer helado cuando vio a la gente correr y gritar. Entonces vio el camión y lo alcanzó con su moto.
“Quería pararlo a cualquier precio”, aseguró. “Estaba dispuesto a morir”. Su hijo, explicó, también había ido a ver los fuegos artificiales por la fiesta nacional de Francia. Eso lo alentó más a actuar. El agresor llevaba un arma, pero al parecer no funcionó. Finalmente, el sujeto fue abatido por la policía. Aun así, Franck no se considera un héroe. “Soy un ciudadano normal que hizo algo anormal”.
Con información de Agencias

Compartir

Dejar respuesta