“El sexting es una práctica sencilla de llevar al cabo, ya que solamente se requiere de un celular y el propio cuerpo. No hay razón para pensar que disminuya o deje de aumentar por sí misma, por ello se requieren acciones contundentes”, dijo Javier García Blanco, representante de PantallasAmigas.
El envío de imágenes explicitas que realizan los jóvenes mexicanos se está convirtiendo cada vez más en un riesgo que puede terminar en acoso sexual, extorsión, inclusive en pornografía infantil y esta acción por sí misma ya ha colocado a los mexicanos como los que más envían y reenvían imágenes sexuales en América Latina.
El Instituto Nacional de Transparencia Acceso a la Información y Protección de Datos Personales (INAI) y una serie de organismos civiles afines a esa dependencia llegaron recientemente a la conclusión, con base en un estudio, que cerca de cuatro millones de niños mexicanos están en contacto o conocen a personas que han enviado o reenviado fotografías sexuales desde sus celulares, de ahí la preocupación del INAI, PantallasAmigas, Mattica y otras organizaciones por esta conducta.
La Red por los Derechos de la Infancia en México (Redim), el Sistema Nacional de Protección Integral de Niñas, Niños y Adolescentes (Sipinna), el INAI, el DIF y la Asamblea Legislativa del Distrito Federal (ALDF) presentaron la campaña “Pensar antes de sextear: 10 Razones para no realizar sexting”, una iniciativa que tiene como fin alertar sobre los riesgos que implica el envío de contenidos de tipo sexual a personas, principalmente fotografías y/o vídeos, que son producidos generalmente por el propio remitente desde sus teléfonos móviles.
La preocupación de las autoridades ha tomado fuerza desde que hace unas semanas se divulgó por las redes de Internet un video en el que se aprecia la práctica de sexo oral en un salón de clases de una preparatoria de Acapulco, en el que además participan dos menores de edad. En su momento, las autoridades del estado de Guerrero advirtieron a los internautas no reenviar el video, pues podrían ser culpados por la policía cibernética como promotores de la pornografía infantil.
“El sexting es un problema global y en aumento. Es una práctica sencilla de llevar al cabo, ya que solamente se requiere de un celular y el propio cuerpo. No hay razón para pensar que esta práctica disminuya o deje de aumentar por sí misma, por ello se requieren acciones contundentes, más allá de reformas legislativas, como recursos didácticos que puedan ser usados para comprender los retos que supone el sexting”, dijo Javier García Blanco, representante de PantallasAmigas, citado en un comunicado difundido por el INAI.
De acuerdo con la encuesta “Efecto Internet”, elaborada por la Asociación Civil, la Alianza por la Seguridad en Internet y aplicada a 10,000 estudiantes, entre 12 y 16 años, el 36.7% conoce a alguien que ha enviado o reenviado por internet o celulares imágenes suyas de desnudos o semidesnudos, a conocidos o desconocidos.
“La misma fuente señala que en México hay más de 11.5 millones de niños y jóvenes entre seis y 19 años, que utilizan las nuevas tecnologías de la información, lo que significa que, con los datos obtenidos en esta encuesta, cerca de 4 millones niños y jóvenes, conocen a alguien que ha enviado o este tipo de imágenes”, apunta la comisionada presidente del INAI, Ximena Puente de la Mora.
Javier García Blanco, representante de PantallasAmigas, insiste que el sexting no es un nuevo reto, pues se alertó sobre esta conducta desde 2009. Pero es ahora cuando cobra su máxima expresión, registrándose más casos, situaciones graves, en población cada vez más joven.
“Pensar antes de sextear: 10 Razones para no realizar sexting” surge como una iniciativa de PantallasAmigas con apoyo de Google México, derivado de la creciente práctica del sexting, pues afecta, principalmente, a niñas, niños y adolescentes.
Esta actividad lleva a la pérdida de la privacidad, luego que una vez que la imagen es enviada, se pierde el control sobre su difusión, por lo tanto, los protagonistas quedan expuestos y vulnerables. Además, es una práctica que puede exponer a los menores de edad al grooming, ciberacoso y sextorsión como medio de presión y ridiculización contra la persona fotografiada.
La divulgación de contenidos íntimos o privados puede tener consecuencias legales, dado que esta conducta se puede encontrar tipificada como delitos, como los vinculados contra la intimidad y la libertad sexual, así como los relacionados con la pornografía infantil.
En ese sentido, el objetivo de la campaña es el de prevenir a la población joven, principalmente, sobre los riesgos de practicar el sexting, a través de material atractivo y de sencilla comprensión que alerte, oriente y dé recomendaciones al respecto. La campaña consta de 10 consejos o advertencias para no practicar sexting, cada uno de ellos se presenta en un video y un poster, así como una parte introductoria y un resumen de las 10 recomendaciones. En total serán 12 videos y 11 posters. Estos contenidos estarán accesibles en la página web: www.pensarantesdesextear.mx.
“El sexting constituye una amenaza latente, porque empieza como diversión, pero puede terminar en una situación grave que se salga de control y produzca, además, consecuencias sociales, físicas, psicológicas, pero también, de índole legal para las víctimas”, alerta la jefa en el INAI, Ximena Puente de la Mora.
Con información de El Economista

Compartir

Dejar respuesta