A 87 años de prisión fue sentenciado un guía espiritual por los delitos de violación, abuso sexual y atentado al pudor.

El sujeto identificado con las siglas JMAG, participaba en una organización católica donde impartía cursos de formación de guías espirituales; contactaba a sus víctimas, jóvenes menores de 18 años, a quienes mediante engaños llevaba a lugares solitarios.

“El caso fue una serie de denuncias que se presentó por parte de siete víctimas. Hacían referencia a que, en diferentes actividades que se realizaban en un centro espiritual, esta persona que era uno de los dirigentes del centro espiritual, tenía contacto sexual con ellos” , refirió el fiscal general del Estado, Jesús Figueroa Ortega.

Los hechos ocurrieron en los años 2006 y 2007; además, el guía espiritual organizaba viajes a la playa en donde seleccionaba a los jóvenes, a quienes obliga por las noches a tener relaciones íntimas.

“Ese contacto era variado con algunas víctimas, incluso con algunas víctimas fue llevado a cabo la cópula y en algunos otros casos fue solamente tocamientos. Las siete víctimas narraron al Ministerio Público como fue la vivencia de cada uno de ellos”, agregó el fiscal.

Asimismo, citaba a sus víctimas en un mini súper que era de su propiedad al cerrar por las noches.

“Estos hechos ocurrieron en diferentes fechas en una comunidad perteneciente al municipio de Jesús María, aquí en Aguascalientes”, detalló.

Al enterarse que había sido denunciado, el imputado trató de esconderse en Querétaro, donde se desempeñaba como maestro de teología en una universidad de prestigio.

Fue detenido en 2014 y trasladado al penal de Aguascalientes, donde se determinó que las pruebas aportadas por la Fiscalía fueron suficientes para dictarle sentencia de 87 años y el pago de una multa por 67 mil 593 pesos.

 

Con información de Excélsior

 

Compartir

Dejar respuesta