CIUDAD DE MÉXICO (apro).- Luego de 10 años de trabajo, investigadores de la UNAM desarrollaron un híbrido de dos especies de chayotes silvestres mexicanos, cuyo extracto crudo contiene un poderoso agente antitumoral y antineoplásico contra el cáncer, pero a la vez amable con las células normales.

Edelmiro Santiago Osorio, y su grupo de trabajo de la Facultad de Estudios Superiores (FES) Zaragoza logró estos resultados tras una década de investigación y pruebas de laboratorio.

El especialista en biología celular se dijo sorprendido al corroborar la actividad de la hortaliza como agente antineoplásico, e incluso indicó que es tan poderosa como la citarabina, medicamento empleado en el tratamiento de algunos tipos de cáncer, cuyo mecanismo se basa en interferir la síntesis de ADN, lo que dificulta la multiplicación de las células malignas.

Además, dijo, el extracto crudo del híbrido creado en su laboratorio “es mil veces más potente” que el de los ejemplares hallados en un mercado común, por lo que se busca crear o incubar una empresa que ponga al alcance del público la sustancia activa del “súper chayote”.

“Tendríamos que comer muchos kilos de chayote del mercado para tener el efecto que logramos con el híbrido; sin embargo, indistintamente es sano consumir esta cucurbitácea, de hecho, en los hospitales es parte básica de la dieta”, subrayó.

Santiago Osorio comentó que el potencial del extracto crudo del híbrido universitario se evaluó en líneas celulares leucémicas y células mononucleares de médula ósea de ratones normales, y se comprobó que inhibió en gran medida la proliferación de algunas líneas celulares reproductoras del cáncer.

Sin embargo, reconoció, “a pesar de todo lo que se hace en laboratorio para combatir el cáncer seguimos con altas tasas de decesos; la estrategia que se ha seguido en los últimos años es buscar moléculas que bloqueen un punto particular dentro de la bioquímica del desarrollo de esa afección: los blancos moleculares, pero aún no tenemos los impactos esperados”.

El investigador explicó que su idea y la de su equipo de trabajo es no buscar una sola molécula, sino tener un arsenal: “debemos encontrar la forma de atacar al mismo tiempo con varias moléculas en diferentes puntos de posible desarrollo de la célula tumoral”, explicó.

Esta línea de investigación inició en 2005, para sumar esfuerzos entre ingenieros agrónomos que investigaban el chayote para saber que otro efecto biológico podría tener, aparte de los beneficios alimenticios.

Con Información de Proceso

Compartir

Dejar respuesta