Ante los elevados niveles de contaminación de los mantos freáticos, por la falta de mantenimiento a las plantas de tratamiento de aguas residuales (PTAR), es urgente que las nuevas autoridades municipales que entran en funciones en el 2019 y los legisladores que rinden protesta en noviembre etiqueten presupuestos para revertir los daños al subsuelo, dijo el ambientalista Edgardo Reyes Merlín.

Anotó que las plantas de tratamiento ubicadas en muchas comunidades a lo largo del río Atoyac, especialmente en las unidades habitacionales, se han convertido en focos de infección que representan un problema de salud pública.

Urgió, además, al gobierno federal y a los diputados federales no soslayar el problema e iniciar con un programa de rescate de cuencas hidrológicas para mejorar la calidad del agua.

Apuntó que en regiones de pocos recursos hídricos, como los Valles Centrales, debe ser prioridad cuidar el medio ambiente y sancionar la contaminación de los mantos freáticos.

Expresó que en la última década todas las plantas de tratamiento de aguas residuales fueron abandonadas y que las autoridades municipales y los comités de los fraccionamientos nunca invirtieron en su mantenimiento.

Apuntó que ello originó severos problemas de contaminación en el subsuelo, a pesar de que los mantos freáticos son insuficientes para abastecer de agua a la comunidad.

Según el ecologista los problemas de contaminación se agudizan con los malos olores que persisten en la zona metropolitana por la operación a medias de los colectores de aguas negras.

Señaló que desde que se construyó la Planta de Tratamiento de Aguas Residuales de San Juan Bautista La Raya, los colectores no han funcionado de manera eficiente por lo que los problemas de salud pública continúan presentes.

Ante ello urgió al gobierno federal y estatal a invertir en el tratamiento de las aguas residuales, pues los ríos Atoyac y Salado continúan siendo receptores de drenajes y aguas negras.

ESTÁN ABANDONADAS

Con datos recabados en informes del gobierno del estado (2011- 2015), el 32 por ciento de las plantas de tratamiento de aguas residuales (PTAR), no está operando, es decir, 46 de las 143 instaladas en 40 municipios del estado, lo que representa el 53.28% de la capacidad instalada.

La mejor muestra de que esta infraestructura se ha convertido en “elefante blanco”, es la localizada en la Unidad Recreativa “El Tequio”, la cual tuvo un costo superior a los 139.7 millones de pesos, continúa sin operar al 100 por ciento y las aguas negras se siguen vertiendo al río Atoyac.

La PTAR construida en la administración gubernamental de Ulises Ernesto Ruiz Ortiz e inaugurada en Enero del año 2011 por el entonces presidente de México, Felipe Calderón Hinojosa, continúa sin operar y sin cumplir el objetivo de beneficiar a un total de 13 municipios del Valle Central.

Esta situación únicamente ha agudizado los problemas ambientalesen las cuencas de los ríos Atoyac y Salado, donde se vierten los desechos de la capital y gran parte de los municipios que se encuentran asentados en las riberas de ambos ríos.

En los informes consultados se destaca la inversión que se ha hecho durante los últimos años y que alcanzó los 257 millones 764 mil pesos para la construcción de PTAR,obras queen el estado no implicó una mejora, al contrario se redujo la capacidad instalada y el agua tratada en 1.3 por ciento.

SIN AGUA, 30% DE USUARIOS

La víspera, Tiempo dio a conocer que, de cara al estiaje que se avecina, los Servicios de Agua Potable de Oaxaca (SAPAO) decidieron rehabilitar al menos 15 pozos distribuidores del vital líquido que abastecen tanto a la capital como a algunos municipios conurbados, informó el director del organismo, Marcelo Díaz de León Muriedas.

Recordó que se tiene un déficit actual del 30% de agua para atender las necesidades poblacionales de la capital y nueve municipios conurbados. Expuso que a esto se suma la deficiencia provocada por las condiciones obsoletas y de daño que padece la red distribuidora, lo que podría provocar un alto impacto del estiaje entre la población.

Misael Sánchez

Compartir

Dejar respuesta