El presidente del Consejo Europeo, Donald Tusk, es conocido por su dura postura hacia el presidente Donald Trump, la cual parecía haberse desvanecido tras la reunión que sostuvieron en mayo de 2017.

En febrero de ese año, Tusk calificó al mandatario estadounidense como una “amenaza”, como parte de su opinión sobre los desafíos de la Unión Europea, que incluían a Rusia y a China.

En medio de las crecientes presiones del presidente Trump sobre la inversión militar de sus aliados europeos miembros de la Organización del Tratado del Atlántico Norte (OTAN), Tusk lanzó una advertencia: “EEUU no tiene ni tendrá mejor aliado que la Unión Europea”.

“Querido @realdDonaldTrump. EEUU no tiene ni tendrá un mejor aliado que la Unión Europea. Gastamos en defensa mucho más que Rusia y tanto como China. Espero que no dude de que esto es una inversión en nuestra seguridad, la cual no puede decirse con la misma confianza sobre lo que gastan Rusia y China“, tuiteó Tusk.

Sin embargo, el líder del Consejo ya había adelantado la misma postura en un mensaje en vivo.

El presidente Trump, quien ha presionado para que las naciones europeas incremente su inversión militar, respondió: “Los países de la OTAN deben pagar MÁS, EEUU debe pagar MENOS. ¡Es injusto!”.

Agregó una serie de cuentas que su administración considera injustas.

“Los Estados Unidos están gastando muchas veces más que cualquier otro país para protegerlos. No es justo para el contribuyente de los Estados Unidos. Además de eso, perdemos $151 mil millones en comercio con la Unión Europea. ¡Nos cargan frandes tarifas (y barreras)!”, expresó.

En febrero de 2017, Tusk señaló que, por primera en la historia, “los desafíos que enfrenta actualmente la Unión Europea son más peligrosos que nunca”, porque el mundo tiene una postura “multipolar” y hay posiciones que son “antieuropeos o antiescépticos”, y aunque mencionó a China y a Rusia, destacó el papel e influencia de la política de Estados Unidos, liderada por Trump.

“En particular, el cambio en Washington pone a la Unión Europea en una situación difícil; porque la nueva administración parece poner en duda los últimos 70 años de la política exterior estadounidense”, expuso.

Con Información de Agencia

Compartir

Dejar respuesta