La madrugada ha dejado una cifra tétrica en Monterrey (norte de México). Al menos 12 personas han muerto en varios ataques a bares ocurridos durante la noche del sábado al domingo en esta ciudad y sus alrededores. Un dato al que hay que sumar el asesinato a balazos de un adulto y un menor cuyos cuerpos fueron encontrados en un coche a la altura de Cadereyta, un municipio cercano a la capital de Nuevo León.

El objetivo de los grupos armados esta madrugada fueron seis bares donde, además de los 12 muertos, dejaron nueve heridos. El mayor de los ataques se produjo en el bar Rancho Viejo, donde cuatro hombres que llegaron en dos automóviles entraron en el local y dispararon contra la gente que se encontraban allí. Seis personas murieron, cinco clientes y una empleada, y dos resultaron lesionadas.

Según los testigos, el modus operandi fue muy similar en el resto de los ataques —dos de ellos perpetrados de forma simultánea—: hombres provistos con fusiles y armas cortas llegaron en coches privados o taxis, entraron al local y dispararon contra clientes y empleados. Fuentes de la fiscalía de Nueva León citadas por Efe aseguran que los bares tenían relación con el Cartel del Noreste  —formado por antiguos zetas— mientras que los atacantes eran miembros del Cartel del Golfo.

Un fin de semana negro en esta ciudad del norte de México donde hace tiempo que no se vivía una jornada de violencia en zonas de fiesta como la de este domingo. Para recordar un hecho similar hay que remontarse unos cinco años en el tiempo, cuando esta urbe industrial sufrió una de sus peores olas de violencia.

En aquella época Los Zetas y el Cartel del Golfo luchaban por la plaza y la ciudad vivió varios años sumida en la tragedia. Fue entonces, en julio de 2011, cuando unos 15 sicarios del Cartel del Golfo atacaron con fusiles AR-15 y AK-47 el bar Sabino Gordo de la capital y asesinaron a una veintena de jóvenes y secuestraron a otros ocho. Casi dos años más tarde, en enero de 2013, en este mismo Estado, 14 miembros y tres ayudantes del grupo musical Kombo Kolombia fueron sacados de su concierto por hombres armados. Les pegaron un tiro en la cabeza y sus cuerpos fueron arrojados a un pozo cercano.

Con Información de El País

Compartir

Dejar respuesta