El gobierno del presidente estadounidense Donald Trump busca construir carpas urbanas que sirvan de refugio temporal en puestos militares de Texas para albergar un número creciente de niños migrantes sin compañía y detenidos, reportó ayer el diario de Florida The Miami Herald.

El Departamento de Salud y Servicios Humanos (HHS) visitará la base militar de Fort Bliss, cerca de El Paso, en las próximas semanas, para examinar un terreno donde el gobierno considera erigir una ciudad de carpas para albergar entre mil y cinco mil niños, revelaron al Herald funcionarios no identificados enterados de los planes.

Además del sitio en Fort Bliss se prevé la Base de la Fuerza Aérea Dyess en Abilene y la Base Aérea Goodfellow en San Angelo para su posible uso como refugios temporales.

El plan sería ejecutado en momentos en que el número de niños migrantes sin sus padres y bajo custodia del gobierno de EU aumentó más de 20%, luego de que la secretaria de Seguridad Nacional, Kirstjen Nielsen, lanzó una nueva política de cero tolerancia que separa a los niños de sus padres. Más de diez mil niños migrantes están detenidos en 100 refugios del HHS, que ahora están ocupados hasta un 95%.

En este contexto, un grupo de 32 senadores demócratas lanzó ayer un proyecto de ley que prohíbe la separación de familias de inmigrantes. La iniciativa as ambiciosa. Ningún legislador republicano manifestó apoyo a la idea y los líderes en el Congreso no mostraron señal alguna de que hayan votos suficientes para hacer aprobar esa ley.

La próxima semana, la Cámara Baja votará dos proyectos opuestos de ley migratoria.

Por otra parte, un estudio divulgado por la Universidad de Syracuse, en Nueva York, indicó que los arrestos de indocumentados en EU durante el gobierno de Trump se han estabilizado en los últimos meses y representan la mitad de las cifras de hace cinco años, bajo la presidencia de Barack Obama. La información analizada indica que tras asumir Trump la presidencia, los arrestos promediaron 13 mil 318 por mes entre febrero y septiembre de 2017. Esto significó un aumento significativo comparado con los años fiscales 2015 y 2016, cuando se optó por priorizar la deportación de “delincuentes y no familias”. Pero, según el estudio, los arrestos del gobierno de Trump están muy por debajo de los años de Obama, cuando llegaron a promediar 25 mil 473 entre los años fiscales 2008-2012.

Con Información de El Universal

Compartir

Dejar respuesta