El líder de los talibanes afganos, el mulá Haibatullah, insistió hoy aEstados Unidos para que se siente a la mesa de negociación con el grupo insurgente y advirtió, una vez más, de la necesidad de que termine con su invasión, en el primer día del alto el fuego unilateralanunciado por el Gobierno de Afganistán.

“Si los oficiales americanos creen de verdad en un fin pacífico al embrollo afgano, entonces deben presentarse directamente en la mesa de negociación para que esta tragedia (…) pueda ser resuelta a través de diálogo”, declaró Haibatullah en su habitual mensaje con motivo del fin del Ramadán.

En el texto, difundido en la página web del grupo insurgente, el líder talibáninsistió en sus habituales demandas: que las fuerzas de Estados Unidos y laOTAN abandonen el país y que se establezca un Gobierno “independiente, islámico e interno afgano”.

“Nuestra yihad comenzó con este mismo propósito y en conjunto con nuestra yihad armada, hemos dejada abierta la puerta del entendimiento y las negociaciones para alcanzar este objetivo”, dijo Haibatullah.

Para estas negociaciones es que los talibanes abrieron su oficina política en Doha, dijo, al insistir en que este es el único medio a través del que entablarían conversaciones.

El pasado día 7, el presidente afgano, Ashraf Ghani, anunció el primer alto al fuego parcial en 17 años, con motivo del fin del mes sagrado del Ramadán, suspendiendo las operaciones ofensivas contra los talibanes, aunque no contra otras fuerzas.

El comandante en jefe de las fuerzas de la OTAN y de Estados Unidos en Afganistán, general John Nicholson, aseguró que las tropas estadounidenses respetarán el cese el fuego temporal.

Los talibanes han anunciado también un alto el fuego de tres días que comenzará el 15 ó el 16 de junio, dependiendo del final del Ramadán.

El pasado febrero, los talibanes llamaron por primera vez a Estados Unidos a dialogar directamente a través de su oficina en Qatar, en un mensaje inusual y tras reiterados rechazos a cualquier conversación con el Gobierno de Kabul y sus aliados internacionales.

Los talibanes hicieron un contacto inicial con el Gobierno afgano en Pakistán en julio de 2015, pero el proceso quedó suspendido pocos días después al conocerse la muerte del fundador del movimiento insurgente, el mulá Omar, dos años antes.

El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, anunció el pasado agosto una nueva estrategia para Afganistán que incluía el aumento de tropas hasta los 14 mil soldados y una postura dura hacia Pakistán, país al que Washington acusa de ayudar a los talibanes.

Con Información de Excélsior

Compartir

Dejar respuesta