Los comediantes de ‘Stand Up’ son aquellos que hacen monólogos graciosos frente a un grupo de personas.

Aunque nadie sabe con exactitud cuándo comenzaron a presentarse en restaurantes, bares y centros nocturnos para reírse de si mismos, de la política, de los conflictos sociales o de las cosas de la vida cotidiana, en la actualidad son un éxito.

Quizá parece sencillo hacer reír pero no cualquiera puede hacerlo, se necesita valor, sentido del humor, gracia, creatividad, carisma y paciencia para soportar las críticas.

Recientemente, quien tuvo que callarse y escuchar con tolerancia todas las opiniones fue la standupera peruana Julisa Milagros, mejor conocida como ‘La Nueva Codiciada’.

Y es que si, aunque con frecuencia los comediantes se ‘pasan de la raya’ y se burlan de todo, ella realizó un chiste que al parecer a NADIE en redes le dio risa.

“Hay algo que a mí me molesta, y es que hagan chistes sobre los venezolanos . Me molesta bastante, porque siento que somos muy desconsiderados con las personas que nos sirven y atienden tan bien“, agregó segundos después, y soltó una carcajada que acompañó el público presente.

Al ver la reacción, remató diciendo:

“Llevo cuatro meses contando este chiste y por fin da resultado”.

En poco tiempo el video de esa presentación se difundió y generó reacciones negativas y hasta comentarios de odio hacia ella.

 

Los comentarios que generó su rutina hicieron que la comediante subiera a su cuenta de Instagram un video para ofrecer disculpas.

Según Milagros, su intención no era de la ofender, “menospreciar ni criticar” a los venezolanos que han emigrado a Perú ante la crisis económica que atraviesa el país caribeño, ocasionada por la caída en la producción petrolera, la llamada “guerra económica” y las sanciones impuestas por Washington.

La joven afirmó que sabía que el “chiste era malo” y aseguró que no buscaba “incitar a la violencia y mucho menos al odio”. “Son chistes que se hacen de todas las nacionalidades”, aseveró.

Agregó que tras la viralización del video, recibió mensajes racistas, xenófobos e incluso “amenazas de muerte y comentarios mucho más fuertes“.

Milagros pertenece a un grupo de jóvenes comediantes llamado Frutitetillas Comedy Corp. Al parecer, el bar donde llevaban a cabo sus presentaciones despidió a la joven y publicó en las redes que no se presentará más allí porque “es una vergüenza para nosotros su falta de creatividad”.

El club subió una imagen con la bandera de Venezuela y recibió comentarios de apoyo de venezolanos que se sintieron ofendidos por la humorista y que respaldaron la decisión de no permitirle trabajar más en ese bar.

Con información de Excélsior

Compartir

Dejar respuesta