Roxana Martínez Castellanos, encargada de la Escuela Municipal de Educación y Capacitación Artesanal e Industrial “Florencio del Castillo”, reconoció que se hace necesario rescatar oficios tradicionales que hoy se pierden con la modernidad y el avance tecnológico.

Con quince años al frente de la institución municipal su responsable afirma que se cumple con  sus objetivos y se brinda atención a la población en general, sobre todo a los jóvenes, a quienes desde hace 40 años ha dado una oportunidad de enfrentar la vida con una actividad que les permita sobrevivir en un mundo cada vez más competido.

“La escuela municipal busca promover el autoempleo para aquellas personas que no pudieron estudiar o que no les gustó el estudio, hoy esta institución localizada en el centro histórico de la capital, ofrece talleres de carpintería, corte y confección, cocina y repostería, joyería, instalación de sistema eléctrico residencia,. Música, sastrería, joyería, tejido textil istmeño y belleza.

En la actualidad se capacita a una población de 380 alumnos que trabajan de lunes a viernes en tres horas diarias.

¿Y se tienen resultados favorables y concretos?

-Por su puesto muchos de los alumnos que han egresado hoy tienen una fuente de empleo, sus propios negocios desde su casa y apoyando a la comunidad y Son muchas las historias en las cuales egresados de esta escuela municipal ofrecen un servicio bien remunerado.

¿Da entonces resultados?

-Sí, sobre todo cuando la escuela se ha preocupado porque sus alumnos puedan lograr una certificación en sus áreas con cursos de actualización por medio de las empresas como “Calorex”, con quien trabajan desde hace cinco años; “Urrea” que es la primera ocasión que trabaja con oaxaqueños; “Intec” y otras con quienes se han logrado tener lo enlaces y poder actualizar a todos quienes se interesen.

¿En qué oficios y artes hay mayor demanda?

-Principalmente podemos hablar de Belleza, también cocina y repostería, electricidad, plomería, corte y confección y el más reciente el de bordado textil del Istmo, los cuales concentran a la mayor parte de los alumnos que acuden a esta escuela.

Importante dijo Roxana Martínez Castellanos, es comenzar a impulsar una incubadora de negocios,  toda vez que ya que se tiene la capacitación pero en  ocasiones no se tiene el capital para invertir, por lo que esperan en breve iniciar con esta modalidad y poder apoyar a los alumnos.

En un inicio el personal de la escuela era de 12 personas, hoy crece a 22 y se busca incrementar más talleres y es el gobierno de la ciudad de Oaxaca quien absorbe los gastos de todas las necesidades de la institución.

“Quizá no sea lo suficiente, porque nada es suficiente en esta vida”, puntualizó.

Reconoció también que los aprendices en Oaxaca ya desaparecieron, por lo que si sería importante el comenzar a rescatar oficios tradicionales, como la zapatería, la mecánica, oficios que poco a poco han ido mermando ante la modernidad y el tiempo.

Compartir

Dejar respuesta