Integrantes del Movimiento Unificador Sindical (Muds) pidieron a la base trabajadora del Sindicato de Trabajadores de los Poderes del Estado e Instituciones Descentralizadas de Carácter Estatal (Stpeidceo), exigir a la actual dirigencia,  encabezada por Juan Ignacio Cruz Villavicencio,  que revise las cuentas sindicales.

Demandaron que se presente el pliego petitorio y se recupere el tabulador que se perdió en la última negociación que llevó a cabo Juan Rafael Rosas Herrera, así como los tres años de Felipe Noel Cruz Pinacho, además de reformar los estatutos sindicales.

Exigieron una auditoría al fondo de pensiones, al fondo de Protección Mutua, que se presente el padrón de socios legalmente registrados en la Junta de Arbitraje, entre otros puntos.

El representante Constantino de Jesús Valeriano indicó que la base, el tiempo y las circunstancias que han enfrentado a lo largo de las cuatro últimas gestiones sindicales, los llevan a dudar del halagüeño panorama que les ofreció el secretario general electo, con suspicacia nacida de los resultados logrados por sus comités.

Por ello, exhortó a la base trabajadora para que deje a un lado el conformismo y se exija al Comité realizar una auditoría a los exdirigentes Joel Castillo Pérez, Víctor Manuel Hernández Bustamante, Juan Rafael Rosas Herrera y Felipe Noel Cruz Pinacho.

De la misma forma, pidieron que se realicen asambleas generales para tomar decisiones que mejor convengan al gremio trabajador, además de llevar a cabo una reforma urgente a los estatutos sindicales, para evitar que se tengan problemas en los procesos de elección de la dirigencia.

Asimismo, exigió que se lleve a cabo la rendición de cuentas a la base trabajadora por parte de la directiva en funciones respecto a cuánto recibió de la anterior administración, y cuánto recibe quincenalmente por concepto de cuotas sindicales.

Demandaron la publicación del padrón de socios legalmente registrados ante la Junta de Arbitraje, un informe mensual a la base trabajadora sobre la aplicación de las cuotas sindicales, el seguimiento ante las autoridades correspondientes de las denuncias por el daño causado al patrimonio sindical.

Al igual, una auditoria al Fondo de Pensiones, así como al Fondo de Protección Mutua, que se reactive el proyecto de vivienda en el predio el Mixtequito, y la publicación en la página del sindicato de la situación patrimonial de los directivos del comité, nivel laboral y cantidad que cada uno recibe por concepto de apoyo de gestión, puesto que los anteriores dirigentes son observados con un nivel de vida superior con el que iniciaron sus funciones.

 

STPEIDCEO, EL NEGOCIO MILLONARIO

Y es que dirigentes de expresiones políticas, ex secretarios sindicales y funcionarios aprovechan nuevamente la corrupción, mediocridad y comodidad que caracteriza a gran parte de la base trabajadora para mantener el control del órgano gremial, que representa un millonario negocio; tan sólo en lo que respecta a las cuotas sindicales, el Comité Ejecutivo recibe cada año por este concepto casi 8 millones de pesos provenientes de más de 6 mil afiliados.

En tanto que por concepto de “moches” con proveedores se rebasan los 15 millones de pesos, por citar un ejemplo; cada año el Gobierno del Estado destina para la compra de vestuario 40 millones de pesos, de los cuales al menos entre 10 y 15 por ciento destina el proveedor a la dirigencia sindical y a los funcionarios involucrados en el proceso de licitación.

Otros “moches” que aplican dirigentes sindicales se desprenden de la compra de regalos para las festividades de los días de la Madre, del Niño, Reyes y Empleado, en donde el Gobierno estatal destina al menos 10 millones de pesos cada año, otra cantidad similar o superior se canaliza para los festejos de las mismas fechas.

A lo anterior se suma el presupuesto que destina el Gobierno del Estado para la compra de uniformes y material deportivo para el desarrollo del torneo del Día del Empleado y de otras actividades deportivas, el cual asciende a más de un millón de pesos por año, en tanto que a la cartera de deportes del Comité Ejecutivo se canalizan a fondo perdido más de 500 mil pesos anuales.

Otro gran negocio en el STPEIDCEO son los convenios suscritos con terceros no institucionales, que son las cajas de ahorro, de las cuales reciben una comisión (moche) de 10 por ciento por cada crédito que se concede al empleado, y en esta relación turbia se involucran las cajas ACREIMEX y Solidez del Valle, ésta última encabezada por Joel Castillo Pérez, ex secretario general del STPEIDCEO y actual dirigente del grupo de los rojos o también identificados como SÚMATE.

También en esta serie de actos de corrupción se encuentra la venta de plazas y nivelaciones, en el primero de los casos una base llega a venderse entre 250 y 300 mil pesos, en tanto que una nivelación oscila entre 6 a 8 mil pesos.

Cabe citar que la Fiscalía General del Estado de Oaxaca registra un gran número de expedientes por la venta fraudulenta de plazas, en tanto que otros casos más han alcanzado negociación y en los que por cierto, se encuentran involucrados ex dirigentes y delegados sindicales, así como ex funcionarios de la Secretaría de Administración.

 

Recientemente algunos ex dirigentes sindicales como los casos de Iris Porras Alcalá, Joel Castillo y Benjamín Calvo Martínez han sido evidenciados en medios digitales por poseer un patrimonio de dudosa procedencia, por lo anterior se entiende perfectamente el interés de estos personajes por mantener el control del STPEIDCEO.

 

Compartir

Dejar respuesta