La idea de Elon Musk de que los cohetes de SpaceX regresaran a la Tierra y aterricen en vertical no es un capricho ni tiene como propósito obtener fotos épicas. No, la idea es reutilizar los cohetes, y el año que viene Musk asegura que serán más reutilizables que nunca, pudiendo llevar a cabo una misión apenas un día después de la primera.

La cantidad de tiempo necesario para poder lanzar de nuevo un Falcon 9 al espacio (o una nave Dragón) ha ido disminuyendo durante los últimos dos años. Pero el Block 5, la nueva versión mejorada del Falcon 9 que llevó a cabo su primera misión recientemente, permitirá reutilizar los cohetes mucho más rápido, incluso tras pasar apenas 24 horas de un lanzamiento.

“Nuestra meta, para que puedan entender lo reutilizable que puede ser el diseño de nuestros cohetes, es realizar dos lanzamientos orbitales con el mismo Block 5 en apenas 24 horas el año que viene”.

Por supuesto, no será tarea fácil lograr esta meta, sobre todo porque parte de esas 24 horas se emplearán no en el mantenimiento y puesta a punto del cohete, sino en recuperarlo y transportarlo desde su sitio de aterrizaje a la sede de SpaceX. Todavía faltaría realizar las tareas de mantenimiento para prepararlo para un próximo viaje, cargar el combustible y montar la nueva nave o satélite de carga. Estas cosas toman tiempo.

Actualmente el tiempo que pasa entre un lanzamiento y otro de un mismo cohete (Block 4) es de si seis meses. Con el Block 5, sin embargo, SpaceX espera reducir drásticamente este tiempo.

Por otro lado, el plan de Musk y SpaceX sigue siendo retirar el Falcon 9 una vez el nuevo BFR (Big Falcon Rocket) esté listo.

En cuanto al Falcon Heavy, su mayor cohete hasta ahora, la compañía ha retrasado su segundo lanzamiento de pruebas al menos hasta el 13 de octubre de 2018. La gran diferencia de este segundo vuelo del Falcon Heavy es que esta vez será actualizado y usará tres primeras etapas de Falcon 9 versión Block 5. [vía Elon Musk (Twitter) / Microsiervos / Space.com]

Compartir

Dejar respuesta