La renovación y mantenimiento de su parque vehicular, así como la construcción de un hotel en Puerto Escondido, Oaxaca, son algunas de las demandas de la Sección 22 de la CNTE, que en 2013 dejó sin clases durante 84 días a casi un millón de alumnos de educación básica, y 184 días en 2016.

En aquella entidad, la Coordinadora es propietaria del Hotel del Magisterio, en la capital del estado, así como del Marlin, ubicado en Santa María Huatulco, que se encuentran en abandono.

Estos hoteles tenían el propósito de albergar a los maestros que se encontraban en esa entidad por alguna comisión. El de la ciudad de Oaxaca, ubicado en la calzada Niños Héroes 223, cuenta con unas 20 habitaciones, y actualmente, su auditorio Enedino Jiménez Jiménez, es ocupado para realizar asambleas de la CNTE.

En marzo de 2015, afuera de ese inmueble fueron incendiados dos vehículos por conflictos al interior del magisterio.

El que se encuentra en Huatulco tiene 29 cuartos y era de cuatro estrellas. Su tarifa por noche iba de los mil a los tres mil pesos, de acuerdo con Manuel, un docente que habita en esa localidad.

“Hasta hace dos meses, ese hotel, que dejó de operar hace más de cinco años, lo cuidaba una señora y por la falta de pago se fue y ahora nadie lo cuida”, agregó.

De acuerdo con este maestro, este inmueble fue entregado en 2009 por el gobierno estatal de ese entonces y hasta la fecha no ha tenido ninguna utilidad.

“Sí, fue utilizado recién inaugurado para las vacaciones de los dirigentes y de sus familias, pero duró muy poco”, narró.

  • El Dato: En 2016 la Coordinadora dejó sin clases a casi un millón de alumnos por 184 días.

El dirigente de la CNTE en la entidad, Eloy López Hernández, señaló que la intención del magisterio disidente es volver a poner en funcionamiento ambas propiedades.

“Estamos viendo esa situación, queremos reactivarlos, pero el magisterio no tiene dinero porque nos tienen congeladas las cuentas”, aseguró.

Cada 1 de mayo, y desde hace 37 años, a la par de la negociación salarial del Comité Ejecutivo Nacional del SNTE con la SEP, la Sección 22 presenta su propio pliego petitorio al gobierno de Oaxaca.

Luisa García Cruz, presidenta del Consejo Estatal de Participación Social en la Educación del Estado de Oaxaca (Cepse), calificó como “una aberración” la exigencia de la Coordinadora de construirle un nuevo hotel, “porque aquí en Oaxaca aún existen muchas escuelas que carecen de una buena infraestructura o de importantes servicios, como electricidad y drenaje. Si quieren hotel, que ellos se lo construyan”.

García Cruz indicó que caer en “su capricho sería tanto como premiarlos”, después de que a finales de mayo la Coordinadora iniciará un paro indefinido de labores, para exigir además una mesa de negociación con el Gobierno federal.

Por lo pronto, la dirigencia del magisterio disidente está por definir la fecha para estallar su huelga, que paralizará actividades en 14 mil 462 planteles de educación básica de Oaxaca, afectando a un millón de niños. A ese estado se le unirán también Guerrero, Michoacán y Chiapas, donde la Coordinadora tiene mayor presencia.

Ayer, luego de concluir su mitin, los dirigentes de las secciones 7, 9 y 18 de la CNTE, Gómez Bahamaca, Enrique Enriques y Víctor Manuel Zavala se dirigieron a las instalaciones de la Sección 9, ubicadas en el Centro Histórico de la capital del país, donde determinarían la fecha para el paro indefinido de labores, que afectaría a más de 4 millones de alumnos de educación básica de esas entidades.

Gómez, líder de la Sección 7, expresó que desde hace dos años Gobernación se ha negado a dialogar con la Comisión Nacional Política de la Coordinadora.

“Desde 2016, no se han dignado en abrirnos la puerta y están esperando en este acto de provocación, que así lo consideramos, que se abra la puerta a punta de chingadazos y que haya muertos. Después de dos años, nosotros entendemos que si no es así, platicando, va a tener que hacerlo la CNTE como siempre lo ha hecho: a punta de chingadazos”, dijo el docente.

Y exigen diálogo en Segob… con violencia

Integrantes de la Coordinadora Nacional de Trabajadores de la Educación intentaron derribar las vallas metálicas que se instalaron en Bucareli para resguardar las oficinas de Gobernación, donde por segunda ocasión buscaron entregar su pliego de demandas, entre las que destaca la reinstalación de una mesa de diálogo con el Gobierno y la abrogación de la Reforma Educativa.

“¡Que entre la comisión por una solución!” y “Si no hay solución, aquí será el plantón”, fueron las consignas que gritaron maestros procedentes de Oaxaca, Michoacán, Sonora, Hidalgo, Comarca Lagunera y Veracruz.

Encabezada por los dirigentes de las secciones 7, 9 y 18 de Chiapas, de la Ciudad de México y Michoacán la marcha partió a las 10:00 horas de ayer hasta llegar a Bucareli y Ayuntamiento.

Por más de hora y media, los dirigentes esperaron a que les fuera recibido su documento. Sin embargo, no obtuvieron respuesta.

Al respecto, Pedro Gómez Bahamaca, líder de la Sección 7 de Chiapas, indicó que “este gobierno continúa con su política de oídos sordos y ni siquiera se han dignado a garantizar el derecho que como ciudadanos tenemos de entregar un documento.

Con Información de La Razón de México

Compartir

Dejar respuesta