Elementos de la policía municipal de esta ciudad despidieron con una ceremonia, realizada en la comandancia de dicha corporación, a su compañero Oliver Lorenzo Sánchez Vásquez, asesinado en la tarde del sábado 21 de este mes, justo cuando se realizaba la fiesta de XV años de su hija, en la pista de la Iglesia de Los Pescadores, al sur de la comunidad.

Estamos consternados y pedimos justicia, dijo el director operativo de la policía municipal, Óscar Jiménez Niño, quien dijo que en los últimos cinco años han sido asesinados unos tres policías del municipio juchiteco. Sabemos, añadió, que ser policía es un trabajo de mucho riesgo personal, familiar y laboral porque la delincuencia crece y avanza, señaló

Oliver Lorenzo Sánchez Vásquez fue abatido poco después de las 15:00 horas del sábado 21 de este mes, al término de la misa de acción de gracias por los XV años de su hija, y su cuerpo quedó inerte en la pista de la iglesia reconstruida en honor a la Santa Cruz de los Pescadores, después que se colapsó con el terremoto del siete de septiembre del año pasado.

En la ceremonia, que se realizó en la comandancia municipal ubicada a un costado de la carretera Transístmica, donde se pasó la lista de presente en honor del policía caído no llegó ningún funcionario del ayuntamiento juchiteco. El féretro color gris colocado en la batea, o parte trasera de una patrulla, fue escoltado por sus compañeros.

En otras patrullas y camionetas particulares llegaron los familiares del policía abatido. La escena en el pequeño salón fue de dolor. Policías llorando al igual que los familiares de Oliver Lorenzo. Todos en una sola exigencia: justicia. Tras el pase de lista, donde todos respondieron con el grito de ¡presente!, al escuchar el nombre del policía asesinado, el ataúd fue cargado por los policías para volver a subir a la patrulla que lo llevó a su domicilio y de ahí al panteón municipal.

En la ciudad de Juchitán laboran unos 300 policías municipales en dos turnos. En este año el programa FortaSeg, antes Subsemun, dejó fuera de los beneficios al municipio juchiteco que en años anteriores recibió 10 millones de pesos al año para fortalecer la seguridad pública con el equipamiento de la corporación municipal, de acuerdo con la denuncia que presentaron en su momento las autoridades municipales encabezadas por la alcaldesa Gloria Sánchez, quien pidió licencia para buscar la reelección.

 

Con información de: El Universal

Compartir

Dejar respuesta