Unas dos docenas de manifestantes ingresaron el lunes a un Starbucks en Filadelfia donde dos hombres negros fueron arrestados luego de que empleados de la cafetería llamaron a la policía para reportar que se habían metido al local sin permiso.

Las autoridades informaron que a los agentes se les dijo que los hombres pidieron usar el baño del establecimiento, pero se les negó porque no habían comprado nada y se negaron a irse.

Los manifestantes llegaron poco después de las 7 de la mañana y corearon: “El café de Starbucks es contra negros” y “Vamos a clausurarlos”.

El fin de semana, manifestantes pidieron el despido del empleado que contactó a la policía tras el incidente del jueves.

La policía no ha revelado la identidad de los dos hombres, quienes fueron liberados después de que la fiscalía local dijo que no había pruebas de que se hubiera cometido un delito.

El lunes en el programa ‘Good Morning America’ de la cadena ABC, el director general de Starbucks, Kevin Johnson, reiteró que los arrestos eran “reprensibles” y dijo que esperaba reunirse con los dos afectados para discutir “una solución constructiva”.

Con información de: Excélsior
Compartir

Dejar respuesta