Tesla detuvo temporalmente la línea de montaje de su Model 3 en el marco de una pausa programada de la producción, dijo este lunes la compañía, en momentos en que la automotriz enfrenta desafíos para acelerar la fabricación de su nuevo sedán.

Se trata de la segunda ocasión desde febrero en que Tesla frena temporalmente su línea de producción del Model 3 en su planta de Fremont, California.

“Estos períodos son utilizados para mejorar la automatización y abordar sistemáticamente embotellamientos para aumentar las tasas de producción”, dijo un portavoz de Tesla.

Un reporte de BuzzFeed, que informó inicialmente la noticia, dijo que se espera que los trabajadores tomen días de vacaciones o permanezcan en casa sin goce de sueldo durante la pausa de producción de cuatro a cinco días.

Luego de retrasar la producción de su sedán Modelo 3, Tesla intenta ponerse al día con la meta de construir 2 mil 500 vehículos a la semana antes de fines del segundo trimestre. Los problemas de la línea de montaje fuertemente robotizada han complicado esos esfuerzos.

El viernes, Elon Musk dijo por primera vez que depende demasiado de la automatización en la línea de montaje del Modelo 3, un reconocimiento sorprendente del líder de Tesla, quien previamente se ha mofado de la destreza manufacturera de sus competidores y se ha jactado de que podrá crear un “acorazado alienígena” dentro de su fábrica de Fremont en 2018.

Las acciones de Tesla cayeron este lunes un 3 por ciento, presionadas por la declaración de Musk, un reporte que afirma que Tesla no reporta todas las lesiones de sus trabajadores -algo que la compañía niega- y una demanda presentada el año pasado que sostiene que Musk condujo a error a los inversores respecto a la producción del Model 3.

Con información de Excélsior

Compartir

Dejar respuesta