Por considerar que el horario de verano sólo favorece a empresarios, la Sección 22 del Sindicato Nacional de Trabajadores de la Educación (SNTE) mantiene en Oaxaca su rechazo a esta medida, que se aplica en el país desde el año 1996.

“Es una cuestión política que corresponde al Estado por el beneficio solamente a las empresas, no hay un resultado claro para las familias”, justifica el desacato Wilbert Santiago Valdivieso, vocero de la gremial, adherida a la Coordinadora Nacional de Trabajadores de la Educáción (CNTE).

De los 570 municipios en el estado, el sindicato magisterial asegura que su resistencia al ajuste del reloj se conserva en los 417 municipios regidos por Sistemas Normativos Internos, aunque en menor medida en los planteles ubicados en las zonas urbanas, debido a la disponibilidad de horario de los padres de familia, quienes, por cuestiones laborales, acatan la norma establecida por el gobierno federal.

Pero, tanto el sindicato de profesores como el Instituto Estatal de Educación Pública de Oaxaca (IEEPO) desconocen con precisión el número de escuelas de las 12 mil 16 que pertenecen al nivel básico en la entidad, donde los docentes mantienen durante todo el ciclo escolar el horario natural, lo que impide conocer a detalle si verdaderamente se cumplen las declaraciones del SNTE en 73% de los municipios.

Incluso, el magisterio afirma que su resistencia prevalece en las comunidades principalmente de las regiones de la Sierra Sur y de la Cuenca del Papaloapan, bajo el acuerdo de padres de familia y autoridades locales.

“Las comunidades rurales son las que han respetado el horario natural, pero en las urbanas no todas, porque los padres de familia han argumentado que por su disponibilidad de horario es de considerar el de verano”, detalla el representante del magisterio.

Además de ello, Santiago Valdivieso reconoce que hay instituciones donde sí respetan el horario de verano, por tratarse del turno vespertino para evitar que los alumnos salgan de los planteles cuando ya oscureció y evitar se expongan.

De acuerdo con la Sección 22, en los anteriores ciclos escolares la resistencia al cambio de horario se ha logrado en los 417 municipios regidos por Sistemas Normativos Internos, es decir, usos y costumbres. Su rechazo forma parte de su movimiento político contra el sistema neoliberal, al considerar que el ahorro de energía anunciado por la federación no se refleja en la economía de la población.

Con base al Fideicomiso para el Ahorro de Energía Eléctrica (Fide) y el Instituto Nacional de Electricidad, con el adelanto de una hora a los relojes disminuye el consumo de energía eléctrica, lo que significa un ahorro de hasta 885.70 gigawatts por hora.

 

Con información de: El Universal

Compartir

1 Comentario

  1. Es increíble que en cosas tan triviales y estúpidas,estos dizque maestros se inconformen,porqué no protestan porque la mayoría de escuelas tienen grupos de hasta 50 alumnos,porqué no protestan por el sometimiento al estado por un solo sindicato de vende-patrias en la educación,porqué no protestan contra el hambre con la que muchos niños van a clases,porqué no protestan contra la publicidad del aparato gubernamental en radio y tv para que esos recursos se destinen a la educación,porqué no protestan por la falta de tecnológicos y universidades rurales en lugares donde hacen falta ingenieros agrónomos,mineros,metalúrgicos,topógrafos,etc??? NO CABE DUDA QUE ÉSTOS INFAMES COMERCIANTES DE LA EDUCACIÓN SÓLO BUSCAN UNA TAJADA DEL PASTEL DE LA CORRUPCIÓN COMO LO HAN HECHO
    DESDE QUE ESTABA LA GORDILLO AL FRENTE DE ESTE FUNESTO SINDICATO!!!

Dejar respuesta