Con el fin de revertir el vacío que existe para estudiar y atender el problema de la dislexia en México, estudiantes de la Facultad de Estudios Superiores (FES) de Aragón desarrollaron la App “Deslixate” para Android.

La pedagoga Sandra Karen Cadena Martínez explicó en conferencia de prensa que dicha aplicación consiste en una serie de ejercicios y juegos para ayudar a detectar si los menores entre siete y 12 años presentan algún grado de dislexia.

Dijo que el desarrollo de dicha aplicación fue motivado por el hecho de que en México no existe información precisa ni datos estadísticos o bibliográficos sobre este problema, cuyo diagnóstico se limita básicamente a ejercicios con papel y lápiz.

Esto, dijo, ha derivado en una falta de atención y diagnósticos adecuados, que ha traído como resultado que muchos adultos vivan con este problema sin tener siquiera idea de que tienen un grado de dislexia.

 

A ello se suma el hecho de que hoy en día el diagnóstico y tratamiento para la dislexia es muy caro, considerando que para detectarlo se tienen que invertir hasta cinco mil pesos y luego por sesión para atender el problema se gastan entre 500 y 800 pesos.

Como resultado de ello, hoy en México es poca la información y las estadísticas que se tienen sobre la dislexia, a pesar de que se trata de un problema que puede afectar a entre el 8 y 10 por ciento de la población infantil.

Es por ello que con ayuda de Julio César López Martínez, quien se especializó en programación de sistemas, en 2007 inició el proyecto para desarrollar esta aplicación que se puede descargar gratis desde el Play Store de Android.

Foto: Deslixate

La aplicación ha tenido tal éxito desde su lanzamiento que a la fecha registra 13 mil descargas en países como España, Argentina, Colombia, Chile y Venezuela, donde existen estudios más desarrollados sobre la atención de la dislexia.

Sin embargo, a pesar de que el programa fue desarrollado para México, no fue sino hasta que comenzó a dársele difusión que empezó a tener aceptación en nuestro país, donde incluso padres de familia han descubierto que “también presentan un grado de dislexia y no lo sabían”.

Aclaró que se trata de un programa que a partir de juegos y ejercicios visuales “ayudan a establecer un primer diagnóstico sobre la posibilidad de que un niño tenga dislexia”, ya que muchas veces uno puede pasar toda la vida sin saber que se tiene este problema.

Y es que la dislexia, dijo, no es una enfermedad, sino una condición que genera que el niño procese la información de diferente manera a como los demás lo hacemos, lo que termina por ocasionar que voltee letras, sonidos e imágenes.

El problema radica en cómo el niño percibe el espacioen que vive, por lo que parte del tratamiento de este problema consiste no sólo en ejercicios mentales, sino también físicos, para que el niño aprenda a definir aspectos tan simples como dónde es arriba, abajo, cual es la derecha y la izquierda, y donde es adelante y atrás.

Ambos investigadores anunciaron que dada la aceptación que tiene “Deslixate”, en una segunda etapa se está contemplando armar un directorio para ayudar a los padres de familia a saber dónde canalizar a los hijos para que reciban una atención oportuna y adecuada.

Con información de Excélsior

Compartir

Dejar respuesta