El presidente Enrique Peña Nieto inauguró en Boca del Río, Veracruz, el Centro de Tecnologías para Aguas Profundas, del Instituto Mexicano del Petróleo, en donde expresó que en este sexenio, 14 millones de personas más disponen de agua potable

El gobierno de la República defiende con denuedo, entrega y pasión la reforma energética. Desaparecerla representaría regresar a un modelo caduco, obsoleto y que ya no funciona en ninguna parte del mundo, indicó el presidente Enrique Peña Nieto.

Implicaría, además, “condenar a la desaparición’’ 200 mil millones de dólares en inversiones “que hoy demandan certeza’’ y dejar sin crear 800 mil empleos previstos con la puesta en operación de los cambios en el sector de energía.

Así, unos días después de conmemorar el aniversario de la expropiación petrolera y donde había alertado que el primero de julio además de elegir nuevo presidente del país, también estará en juego el futuro de la reforma energética, Peña Nieto hizo desde aquí una nueva y vehemente defensa del cambio de régimen en la industria energética.

Y aunque no lo citó por su nombre, con esa reivindicación salió al paso de la posición del candidato presidencial Andrés Manuel López Obrador, de revertir la reforma energética, si gana los comicios.

Peña Nieto inauguró el Centro de Tecnologías para Aguas Profundas

“Quienes supongan que extraer petróleo es solamente hacer un pozo, como extraer agua, está mintiendo. Y es falso, saben muy bien que no es así…’’, planteó al inaugurar aquí el Centro de Tecnologías para Aguas Profundas y en cuya edificación se invirtieron más de 2 mil 100 millones de pesos.

Cancelar esa reforma, añadió el Presidente, obligaría a los mexicanos a pagar los préstamos públicos que se adquirieran, eventualmente con éxito o no, para realizar la exploración y explotación de los hidrocarburos. Condenaría a la desaparición de las inversiones por 200 mil millones de dólares, que no se hubiesen pactado sin el cambio de régimen para abrir el sector al capital privado.

Cuando en el anterior modelo el gobierno, como único responsable de explotar y explorar el petróleo, se endeudó frente a la perspectiva de mantener elevados precios del crudo, esa fue una apuesta que en el contexto y en el tiempo parecía acertada.

Pero, continuó, cuando aquéllos cayeron drásticamente, esos empréstitos los pagaron los mexicanos y llevaron a una crisis económica en los años 80, con enormes devaluaciones y un retraso de la sociedad mexicana.

Por eso nos propusimos hacer la reforma, para tener un nuevo modelo de la industria energética, para evitar que los mexicanos se endeudaran, con los créditos que tendría que pedir el gobierno o Pemex para explorar en aguas profundas o en otros yacimientos a efecto de poder encontrar petróleo, ese que se agotó en los yacimientos fáciles de explotar, enfatizó.

Resaltó, además, que gran parte de la renta petrolera vía la participación de capital privado será para el Estado, por encima de 65 por ciento, sin que el gobierno invierta o arriesgue un peso.

En el mismo acto, el secretario de Energía, Pedro Joaquín Coldwell, dijo que en materia energética, “las disyuntivas para el país son muy claras y la realidad nos impone la obligación de asumir decisiones responsables y sensatas’’.

Y fue más directo en su mensaje a los inversionistas: las licitaciones petroleras anunciadas para este año deben llegar a buen término, “y tengan la seguridad de que las llevaremos a cabo hasta concluirlas, al margen de consideraciones político-electorales’’.

Superada la meta de agua potable en el sexenio: EPN

En Misantla, en un nuevo llamado para “hacer bien las cuentas’’ y el balance “de lo bueno y no tan bueno’’ de su administración, el presidente Peña destacó la labor realizada en materia hídrica, porque ya ha rebasado incluso la meta prevista en el Plan Nacional de Desarrollo (PND) y ya hoy 94.5 por ciento de los mexicanos tiene acceso a agua potable, y se ha hecho una “inversión histórica’’ de 48 mil 500 millones de pesos para obras de protección a poblaciones expuestas y vulnerables a inundaciones.

En la ceremonia por el Día Mundial del Agua se manifestó muy optimista, “porque creemos en México y queremos seguir creyendo en el esfuerzo de los mexicanos para ir mejorando su propia realidad y la que queremos dejar a las futuras generaciones’’.

Ahí mismo, Roberto Ramírez de la Parra, titular de la Comisión Nacional del Agua (Conagua), rechazó la preparación de alguna iniciativa tendente a privatizar el líquido. “Hay quien, para aprovechar la coyuntura que está viviendo el país, levanta falsas versiones’’ en tal sentido, pero “lo niego rotundamente’’.

El funcionario justificó más tarde tal declaración, porque a unos metros de donde se realizó el acto, en el puente Palchan, grupos de misantlecos se manifestaron porque al parecer se les anticipó que ayer ahí, el presidente Peña Nieto anunciaría la intención de privatizar el líquido.

En este sexenio, 14 millones de personas más disponen de agua potable gracias a 6 mil 600 obras y una inversión de 23 mil millones de pesos.

El mandatario también firmó los decretos para establecer la zona de reserva parcial en la Cuenca Alto Río Coatzacoalcos, otro para dar facilidades administrativas en el otorgamiento de nuevas concesiones o asignaciones de aguas nacionales, y puso en operación los sistemas de captación de agua de lluvia Procaptar y obras de protección a la población en la zona Centro-Norte de Veracruz.

 

Con información de: La Jornada 

Compartir

Dejar respuesta