La policía holandesa detuvo a 25 ingleses durante la noche luego que fanáticos ebrios arrojaron botellas de cerveza a los oficiales antes de un partido amistoso entre Holanda e Inglaterra.

Las autoridades señalaron que agentes de la policía antimotines fueron desplegados en el centro de Ámsterdam para lidiar con los seguidores. La policía arrestó a los aficionados ingleses por delitos que incluyen desorden público.

La policía se vio obligada a suspender la prohibición de consumo de alcohol en público que rige para todo el distrito de la ciudad, debido a que la presencia de tantos aficionados ebrios en la zona dificulta las labores para hacer cumplir la ley.

Inglaterra se enfrentará a Holanda en la Ámsterdam Arena en el extremo sur de la capital holandesa. La policía planea reforzar la seguridad antes y después del encuentro del viernes.

Cerca de mil 500 ingleses viajaron a Ámsterdam para ir al partido.

En algunos vídeos que circulan por las redes sociales se puede ver cómo un grupo de aficionados ebrios tiraban cerveza sobre un barco de turistas que circulaba por los canales de la ciudad o cómo lanzaron al canal una bicicleta con el asiento infantil incluido.

 

 

Con información de: Excélsior

Compartir

Dejar respuesta