Hoy arrancó operaciones la Red Compartida, el proyecto de telecomunicaciones más importante en las historia del país, y con el que se prevé que el 92.5 por ciento de los mexicanos tendrá acceso a la mejor tecnología de comunicaciones disponible a nivel mundial.

Con su operación se ampliará y mejorará los servicios de telecomunicaciones en todo el país, además de disminuir los precios de dichos servicios. Esta red permitirá llevar internet y redes móviles (señal de celular) a más lugares, muchos de ellos remotos en los que actualmente no hay estos servicios.

 

Este proyecto será operado por el Estado, pero construido y financiado por Altán Redes.

¿Cómo funcionará esta red y qué beneficios traerá a los consumidores?

Actualmente cada operador móvil (Telcel, AT&T, Movistar, etcétera) tiene su propia red, lo que implica que cada uno invierte dinero y, por lo mismo, la cobertura no llega a todo el país. La idea ahora es hacer una red compartida que sea usada por todos y que permita bajar los costos.

La red compartida no venderá sus servicios directamente a los usuarios; es decir los usuarios de celular o de internet no le pagarán al gobierno por este servicio, sino que la red comercializará capacidad, infraestructura y servicios de telecomunicaciones a concesionarios y comercializadoras.

Las empresas participantes se involucrarán en el diseño de la red, la construcción y comercialización de sus servicios, así como en el financiamiento -de acuerdo con la Ley Federal de Telecomunicaciones y Radiodifusión en la Red Compartida se podrá tener hasta 100 por ciento de inversión extranjera directa; sin embargo, la operación estará en manos del gobierno federal.

Esto significa que el Estado aportará el espectro radioeléctrico y Altán Redes el dinero de su bolsa para montar la infraestructura necesaria para su diseño, construcción y operación, además de que prestarán los servicios.

¿En qué beneficia a los usuarios?

Esta red permitirá llevar internet y redes móviles (señal de celular) a más lugares, muchos de ellos remotos en los que actualmente no hay servicios de telecomunicaciones. La meta es tener 92.5 por ciento de cobertura para 2024, incluyendo zonas rurales.

La red abre la posibilidad de nuevos usos de la banda ancha. Permitirá conectar máquinas con máquinas, estaciones meteorológicas, hospitales con ambulancias e investigación.

Se busca que la capacidad de la red esté disponible para todos los operadores, incluyendo los virtuales, con el objetivo de incrementar la competencia en los servicios que se ofrecerán a los consumidores finales y, por lo tanto, que los precios disminuyan.

Para poder concretar este proyecto, el gobierno primero tuvo que echar mano de la red de fibra óptica de la Comisión Federal de Electricidad (CFE) y la banda de espectro de 700 megahertz (MHz), por la que se transmitían las señales analógicas de televisión abierta; por esta razón se realizó el apagón analógico.

De las frecuencias que se liberaron, una parte (90 Mhz) serán utilizadas para desplegar comunicaciones móviles de última generación a todo el país; se prevé que entre en operación antes de que concluya 2018.

De acuerdo con la Secretaría de Comunicaciones y Transportes (SCT), las tres principales ventajas de esta red son:

  • Optimiza el uso del espectro asignado (banda 700 MHz)
  • Reduce costos e incrementa la cobertura en regiones que carecen de servicios
  • No inhibe las inversiones de operadores ni genera ventajas o desventajas para alguno

Principales características:

  • Red de compartición de infraestructura en telecomunicaciones de tipo mayorista, neutral y no discriminatoria para ofrecer una mayor cobertura, capacidad y calidad de los servicios de comunicación
  • Diseño y arquitectura de red vanguardista para mayor calidad y velocidad de transmisión de voz y datos en 4G-LTE y 5G
  • Maximización de la eficiencia del espectro radioeléctrico en la banda de 700 MHz
  • No es el “cuarto competidor móvil” sino una red al servicio de los operadores existentes y futuros, con red propia o sin ella, para beneficio de sus clientes

Altán Redes

Fue la empresa ganadora de la licitación de la red en 2016. Es una firma mexicana respaldada por Multitel, como su socio estratégico e inversionistas como Morgan Stanley, Caisse de dépôt et placement du Québec (CDPQ), el fideicomiso FFLATAM-15-2, Hansam, Guadalupe Investments, el International Finance Corporation (IFC), así como sus socios locales Axtel y Megacable.

 

Con información de: Milenio

Compartir

Dejar respuesta